niños

Crear la rutina del sueño

sueno ninos

El sueño es fundamental para las personas en cualquier etapa de la vida. Todos hemos experimentado en algún momento los efectos negativos de la falta de descanso y de sueño reparador: mal genio, cansancio, malestar, dificultad para concentrarnos, somnolencia diurna, escasa agilidad mental, etc….

En los niños y niñas, los beneficios de un buen descanso y un sueño reparador se multiplican.El sueño es esencial para su salud y es un elemento clave para un desarrollo sano. Los niños y niñas que duermen bien, funcionan mejor y son menos propensos a problemas de comportamiento, se sienten alerta, mejoran su memoria y se comportan mejor.

Es fundamental crear buenos hábitos para dormir y lograr así un descanso reparador con importantes beneficios.

¿Cuánto tiempo necesitan dormir?

El sueño es esencial para que los niños/as crezcan sanos y para favorecer un adecuado desarrollo. Es aconsejable que los niños/as pequeños duerman una media de 10 horas diarias.Esto es algo orientativo dependerá de la edad y ritmo de cada uno. Cuanto más pequeños son, más tiempo necesitan de sueño, en preescolar unas 12 horas y cuando sean más mayores con unas 8 horas es suficiente.

¿Por qué es importante que duerman bien?

Dormir es una actividad necesaria para la vida, el cuerpo y la mente necesitan descanso para poder afrontar su actividad. En la infancia y la niñez, el sueño reparador aporta los siguientes beneficios:

  • Permite asimilar y organizar las experiencias y los aprendizajes, siendo esencial para la creación de los mismos.
  • Fomenta la maduración física y psíquica.
  • Reduce los problemas de conducta.
  • Hace que recuperen energía.
  • Disminuyen la tensión, ansiedad y malestar emocional.
  • Es imprescindible para el crecimiento físico y para el adecuado ajuste de las funciones mentales.
  • Ayuda al sistema inmunológico.

Las siestas

Los niños y niñas pequeños tienden a ser muy activos, corren, juegan, exploran, no paran. Es importante darles un rato para que descansen de esa actividad y se relajen. Aunque no se duerman, es bueno proporcionar unos minutos al día para el descanso (viendo una película, un cuento, un juego tranquilo,  etc.). En todo caso es fundamental mantener una rutina, un horario fijo, le explicaremos que vamos a estar un rato relajándonos, y que si no puede dormir que puede jugar en su habitación relajado con sus juguetes. Las siestas de una hora son suficientes, más largas pueden interferir en el sueño durante la noche.

10 Consejos para ayudarles a dormir bien

  1. Procura una hora fija para irse a la cama.
  2. Haz que el momento de irse a dormir, sea una experiencia positiva y relajante.
  3. Incluye un periodo de tranquilidad un rato antes de irse a la cama (unos 30 minutos antes).
  4. Mantén el ambiente adecuado y constante durante toda la noche (luz y temperatura) en una habitación tranquila y acogedora.
  5. Utiliza la cama solo para dormir.
  6. Crea una rutina del sueño, que se convierta en hábito. Horarios fijos para dormir y despertarse.
  7. Procura que el niño/a duerma solo y que realice asociaciones positivas al momento de dormir.
  8. Si el niño se despierta durante la noche, observaremos y si está tranquilo procuraremos que vuelva a dormirse solo. Si no está tranquilo entraremos para relajarle, pero debemos dejarle en su cama.
  9. Proporciónale algún muñeco para dormir, les aportaseguridad.
  10. Evita actividades estimulantes a última hora de la tarde.

 

 

Celia Rodríguez Ruiz

Psicóloga y Pedagoga

Anuncios

¿Y si nuestros hijos pegan a otros?

niños-pegando

 

Los niños y niñas interaccionan constantemente, creando su propio núcleo social, que en cierto modo imita al de los adultos, pero que sigue sus propias reglas. Es bueno que los niños y niñas interaccionen y se relacionen con otros niños y niñas de su edad,  ya que así desarrollan habilidades sociales básicas. Sin embargo, en este proceso de desarrollo pueden y suelen ocurrir reacciones y respuestas poco adaptativas socialmente, como pegar a otros niños y niñas. Algunos niños y niñas pegan a otros niños y niñas cuando no saben manejar ciertas situaciones sociales.

¿Por qué algunos niños y niñas pegan a otros niñ@s?

Algunos niños/as pegan a otros niños/as. Pegar a otros niños y niñas es la respuesta ante ciertas situaciones sociales que no saben manejar de otra manera.

Los niños y niñas pequeños a menudo responden físicamente ante ciertas emociones, la frustración, la tristeza o el enfado pueden hacer que tiren cosas, que golpeen objetos o que peguen a otros niños y niñas.

Cuando un niño o niña pega a otros niños o niñas, lo hace porque la situación social le genera una emoción negativa que no sabe gestionar, además tampoco sabe responder a la situación de otra manera. Esta respuesta, sobre todo en los niños y niñas pequeños es algo natural que puede entrar dentro de lo normal. Pero debemos enseñarles habilidades para responder de otra manera, y a expresar con palabras su frustración y otras emociones.

La agresividad según las etapas

  • De los 0 a los 12 meses. El bebé tiene emociones pero no podemos hablar de agresividad.
  • De 1 a 2 años. Ante el enfado aparecen las primeras rabietas, en esta etapa puede pegar a sus padres o a otros niños pero su intención no es dañar.
  • De los 2 a los 4 años ya podemos hablar de agresividad intencionada, cuando pega a otros niños lo hace para hacer daño.
  • De los 4 a los 5 años, ya saben que pegar no está bien, cuando pega lo hace de manera intencionada y es consciente de que no es adecuado pegar a los demás.

¿Qué podemos hacer cuando nuestro hijo pega a otros niños y niñas?

  • Enséñale a identificar sus emociones y gestionarlas. La reacción agresiva esconde detrás una emoción que no saben gestionar. Es importante que aprendan a identificar sus emociones, para ello traduce su emoción en palabras, puedes decirle: entiendo que estés enfadado,…etc.
  • Educa con tu ejemplo, evita las reacciones agresivas.
  • Explícale que la conducta que hace está mal. No critiques al niño directamente, pero sí su conducta.
  • Ayúdale a resolver sus peleas. Cuando dos niños se pelean, habla con ellos y ayúdales a hablar de lo ocurrido, por ejemplo, le decimos: entonces tú estabas enfadado y …
  • No des mucha importancia a sus arrebatos de enfado, procura no reforzar esas conductas y refuérzale las conductas positivas.
  • Ayúdale a desarrollar habilidades sociales básicas, a expresar lo que le pasa en lugar de reaccionar de manera agresiva. Puedes ensayar con él y darle instrucciones para diferentes situaciones.

Celia Rodríguez Ruiz Psicóloga y Pedagoga