navidad

Sonreír más y llorar menos

Sonreir Mas

Con diciembre empieza un movimiento especial suscitado mucho por la dinámica del comercio pero el fondo de las cosas es más cristiano: la espera del nacimiento del Señor Jesús. Como toda espera crea en las personas muchas emociones, tensiones también y no se diga cambios de actitud. Y los sentimientos alterados y más bien positivos se dejan ver; pero también los sentimientos por este tiempo de navidad suscitan mucha soledad, tristeza y nostalgias en muchas personas; y este tiempo es cuando más se da esto.

Es verdad que nadie va a salir a la calle a gritar a los cuatro vientos que se siente solo, que necesita de amigos, pero lo que si podemos hacer es abrir un poco más los ojos (también el corazón) y fijarnos bien en la vida del otro. De nuestros amigos, padres, compañeros de trabajo, esposos, hijos, etc., y esforzarnos por cuidarlos más, por ser más atentos, por preguntarles cómo estuvo su día, por acompañarlos, por adelantarnos y darles la palabra positiva del día.

Podemos ayudar con pequeños detalles y gestos a que este mundo sonría más y llore menos. Así en la vida, algunos han sido llamados a buscarnos y a sostenernos pero todos hemos sido llamados a amar, a entregarnos por el otro y a descubrir el increíble poder que tenemos cuando decidimos trabajar en equipo, ser parte de un grupo, formar una familia o ayudar a un amigo a levantarse.

Todos hemos vivido momentos de soledad y hoy estamos invitados a agradecer a Dios porque seguramente estamos en una mejor posición; estamos más fuertes y también tenemos el don de ayudar a otros a que no se sientan abandonados.

Anuncios