Jóvenes

Vida con sentido

Sentido

Es verdad que muchos jóvenes adultos no serán famosos ni alcanzarán las metas que se proponen. Pero eso no debe ser causa ni de extrañamiento, ni mucho menos causa de ruptura con el mundo. No ser el próximo Mark Zuckerberg, “no significa que su vida carecerá de propósito y valor. Todos tenemos un círculo de personas en cuyas vidas podemos influir y ayudar a mejorar, y es ahí donde podemos encontrar nuestro propósito”.

Tiene razón la novela de Eliot: el sentido de la existencia no se encuentra en el éxito y el glamour, sino en lo cotidiano. Quienes ven en sus ocupaciones de cada día una oportunidad de servir a su comunidad más cercana tienen la percepción de que su trabajo es más significativo, sin importar que se trate de un contador que ayuda a su cliente o del trabajador de una fábrica que alimenta a su familia con su salario”.

La periodista Esfahani Smith, que habla de estos temas que atañen a los jóvenes y que escribe para el New York Times, dice:

“Ahora que los estudiantes regresan a sus actividades escolares deberían reflexionar que no es necesario que cambien al mundo ni que descubran un propósito único para tener una significado profundo en su vida. Una buena vida es una existencia llena de bondad y de entrega generosa a los demás y eso es algo a lo que todos podemos aspirar, independientemente de nuestros sueños o de las circunstancias que vivamos”.

P. Salvador Murguía sdb

Anuncios

Una chispa de creatividad

Chispa de Creatividad

El carisma y la misión de los salesianos es el cuidar de los jóvenes y en especial de los más pobres, niños y jóvenes y niños y niñas. Don Bosco era muy claro en esto, “que los jóvenes no sólo sean amados sino que ellos mismos se sientan amados”, que es distinto. Esta frase es realmente el corazón de lo que impulsa a los misioneros en trabajos aventurados y arriesgados en zonas de muchos peligros buscando solo a los más desprotegidos y relegados y buscando hacerles sentirse profundamente amados y respetados como personas.

Este trabajo lo realizamos 14,348 salesianos ayudados por un mundo de voluntarios adultos y jóvenes en más de 132 países del mundo en diferentes obras, pero hay intervenciones día y noche especialmente donde se trabaja en obras de beneficencia y con los niños de la calle que se encuentran en toda la América, lugares especiales como el Brasil, Bolivia, Ecuador, Perú, México; impactante es el trabajo en África donde los salesianos hacen opciones de vivir entre los muchachos, en los campos de refugiados y en zonas de guerrillas de tribus que son de “alto riesgo”. Otros lugares de Asia como Myanmar, Camboya, Tailandia, Laos … y en todos hay obras admirables y salesianos entregando sus vidas y haciéndoles sentir el amor de Dios.

Un detalle como muestra, en Lubumbashi, que es la tercera ciudad más importante de la República del Congo. En esta ciudad, según un recuento hecho en julio de 2016, los menores son niños de la calle son 1200, y más de 2.500 que están en peligro de volverse niños de la calle, son el resultado de una desintegración familiar que los manda a vivir en la calle y a vagar en busca de un pequeño trabajo y ayudar en el mantenimiento de lo que se puede llamar familia.

Un equipo de salesianos y muchachos voluntarios venidos de Europa y América ayudan teniendo un primer contacto con estos niños durante la noche que es el mejor momento después que han dejado de trabajar en la Calle. Este equipo lo coordina Eric y padre Simeón vagando por las calles cada noche, con el fin de establecer una relación de confianza. La confianza es el elemento clave para poner en marcha un proceso de superación y de formación; ya que los niños que viven en esta situación son niños que han perdido totalmente la fe en los adultos, pues en lugar de haberles dado la atención y el amor que necesitaban fueron profundamente traicionados por sus padres y relegados de una vida familiar. Así que para el salesiano no puede haber otro camino de recuperación que la confianza y ahí tendrá que ser creativo para ganarse la confianza de los muchachos. 

P. Salvador Murguía sdb