familia

En el día del niño

Group Of Children Playing In Park

El poeta Charles Péguy hablaba bellamente de “la gran aventura de la paternidad“; señalando que los padres de familia son “como grandes barcos, buques pesados de carga, nunca se pueden deslizar con rapidez… tiene toda su familia alrededor de ellos”.
Así es la vida de familia y así es el padre: el que da vida al amor y que ya no puede avanzar por sí solo, pero en todo momento se siente responsable de la felicidad de sus hijos.
Y hay que aceptar que Él, Dios, te ama más que nadie; que no te prometió días sin dolor, risa sin pena, ni días de sol sin lluvia; pero lo que sí es seguro que te dará porque te lo prometió es la fuerza para cada día, el alivio para tus lágrimas, y luz en tu camino.
A un tal Pablo de Tarso preocupado por el caminar de ese grande barco que era la Iglesia de los paganos, Dios no lo libró de sus dolores y sufrimientos; tan sólo le dijo: te es suficiente mi Gracia.
¡Felicidades!

 

Padres ejemplares

modelos-papas

“Tener un lugar a donde ir, se llama hogar. Tener personas a quien amar, se llama Familia, y tener ambas se llama Bendición”

Te presento tres modelos de papás que son puntos de referencia en la familia para los hijos. Vivieron su vida, tuvieron sus problemas, como cualquier padre de familia y llegaron a ser reconocidos como hombres de fe. Y ellos dan consejos a los hijos.

1. Tomás Moro era padre de cuatro hijos. Durante el siglo XVI, fue lord canciller del rey Enrique VIII. Cuando Enrique decidió divorciarse y establecerse con su amante Ana Bolena, Tomás fue el único de todo el gobierno en negarse a dar su visto bueno. Como padre y esposo, defendió la belleza del matrimonio y de la familia hasta su último aliento y fue por esto que fue ejecutado. Hoy es Santo Tomás Moro. Su consejo como papá decía: “A menudo un padre debe adoptar posturas ejemplares para defender a su familia”.

2. Franz nació en Austria en 1907 y nunca conoció a su padre biológico. Quizás por ello de joven tenía reputación de rebelde y terminó por tener una hija fuera del matrimonio. Luego sentó cabeza, se casó y tuvo tres hijas más. En 1938, los nazis anexionaron su ciudad de Austria. Como formalidad, la ciudad votó para aceptar su nueva identidad alemana, pero Franz fue la única persona que votó en contra de los nazis. Poco después fue reclutado en el ejército alemán, pero se negó a combatir y se mantuvo firme en su objeción de conciencia. Por este “crimen” le ejecutaron. Permaneció fiel a sus principios hasta el final, ¿qué mejor ejemplo para sus hijas? Hoy es el Beato Franz Jägerstätter. Decía: “Nuestros hijos nos observan para ver si actuamos de verdad conforme a lo que decimos”.

3. Martín de Tours. De joven, Martín siguió los pasos de su padre y se hizo soldado del ejército romano. Como soldado, debió aprender rápidamente que virtudes como la valentía, llevadas al extremo, pueden convertirse en vicios. Los hombres en particular pueden encontrar dificultades con la agresividad y con las ideas erróneas sobre la masculinidad y sobre las ofensas a su honor. Martin es el ejemplo de que para ser masculino o varonil no hace falta comportarse como un macho dominante. Dedicó su tiempo a defender a los débiles y vulnerables, no le avergonzaba bajarse del caballo para entregar su capa a un hombre temblando de frío. Un padre puede ser un líder fuerte, pero solo empiezan a deslumbrar de verdad cuando muestra compasión. Su consejo de paternidad: “La fuerza de un padre puede expresarse en su ternura”.

P. Salvador Murguía sdb