Dios

El ejercicio y los ejercicios

Ejercicios

Para estar bien y mantenernos sanos tenemos la necesidad de hacer ejercicio; también la vida espiritual requiere de este ejercicio espiritual para mantenerse en forma y respondiendo a lo que Dios quiera y pida a cada uno de nosotros. La Iglesia “invita” a que cada año hagamos una práctica de ejercicio espiritual y revisemos nuestra vida.

El Papa Francisco, por cuarto año consecutivo, se lleva a los miembros de la Curia romana fuera del Vaticano para el retiro espiritual de Cuaresma que tiene cada año y ahora será en la Casa Divino Maestro de Ariccia (a las afueras de Roma).

¿Acaso el Papa necesita hacer ejercicios espirituales? “La tentación está siempre presente en la vida de Simón Pedro. Nos enseña, en primera persona, cómo progresa la fe confesando y dejándose poner a prueba. Y mostrando, además, que incluso el pecado entra en el progreso de la fe”, dijo el Papa en un encuentro reciente con el clero de Roma.
Pedro ha cometido los peores pecados, ha renegado del Señor, y sin embargo lo hicieron Papa. En esta línea, los ejercicios espirituales se presentan como un horizonte para salir de malos hábitos, conocer mejor la propia fe y cambiar la vida.

Los Ejercicios espirituales los puede hacer cualquier persona y creyente, no sólo el Papa, sólo se necesita:

  • El deseo de buscar y encontrar un sentido profundo a la existencia más allá de las apariencias
  • El interés por ordenar la propia vida a la luz del encuentro personal con Dios
  • La disposición para recorrer nuevos caminos hacia Él, y en definitiva, hallarle en todas las cosas

P. Salvador Murguía sdb

Enseñar el sentido de Dios

db-mamamargarita

Una de las ideas más frecuentes que mamá Margarita inculca a sus hijos es: “Dios te ve”, Deja que vayan a corretear por los prados cercanos, y mientras parten, les dice: “Acordaos de que Dios os Ve”. Si observa que se hallan dominados por pequeños rencores, o a punto de inventar una mentira para librarse de un apuro: “Recordad que Dios ve también vuestros pensamientos”.

Pero no es un Dios policía el que ella graba en la mente de sus pequeños.

Si la noche es hermosa y el cielo esta estrellado, mientras estan tomando el fresco a la puerta, dice: “Es dios quien ha creado el mundo y ha puesto tantas estrellas alli arriba”.

Cuando los prados estan llenos de flores, murmura: “Cuantas cosas hermosas ha hecho el Señor para nosotros”.

Despues de la siega, despues de la vendimia, mientras toman aliento tras la fatiga de la recoleccion, dice: “Demos gracias al Señor. Ha sido bueno con nostros. Nos ha dado el pan de cada dia”.

Tambien despues del temporal y la granizada que ha destrozado todo, la mama invita a reflexionar: “El Señor nos lo dio, el Señor nos lo quito. El sae por que si hemos sido malos, recordemos que con Dios no se juega”.

Al lado de la mama, de los hermanos, de los vecinos, Juan aprende asi a ver a otra persona. Una persona grande. Invisible, pero presente en todas partes. En el cielo, en los campos en la cara de los pobres, en la conciencia que le dice: “Has hecho bien, has hecho mal”. Una persona en la que su madre tiene una confianza ilimitada e indiscutible. Es padre bueno y providente, da el pan de cada dia, a veces permite ciertas cosas (la muerte del papa, la granizada en la viña) muy dificiles de comprender: pero “EL” sabe por que, y esto debr bastar.

El Primer catecismo de Juanito

Con el paso de los años, Juan de nuli se hace muchacho. Y Margarita le ayuda a crecer tambien en el sentido de Dios. Es analfabeta, pero el parroco le ha enseñado amplios pasajes de la Historia Sagrada y del Evangelio, y ella los cuenta a sus hijos. Y cree en la necesidad de rezar; es decir; de hablar con Dios, para tener fuezas para vivir y hacer el bien. De su famlia y de su parroquia Margarita ha aprendido un racimo de oraciones, y las enseña por la noche a los niños. “Mientras era pequeñito -escribo Don Bosco- me enseño ella misma las oraciones. Me hacia ponerme con mis hermanos de rodillas por la mañana y por la noche, y todos juntos rezabamos las oraciones en comun”.

El sacerdote estaba lejos, la iglesia mas cercaba era la de Morialdo. Y ella no espero a que un sacerdote encontrase tiempo para venir a enseñar el catecismo a sus muchachos. He aqui las primeras preguntas y respuestas del Compedio de la doctrina cristiana que MArgarita habia aprendido desde pequeña en su parroquia, y que transmite con la memoria tenaz de los campesinos a Juan, Jose y Antonio:

Pregunta: ¿Que debe hacer un buen cristiano por la mañana apenas se despierta?

Respuesta: La señal de la Santa Cruz.

Pregunta: Una vez lavado y vestido, ¿que debe hacer un buen cristiano?

Respuesta: Ponerse de rodillas, si puede, delante de alguna imagen devota, y renovando con el corazon el Acto de fe en la presencia de Dios, decir con devocion: Os adoro, Dios mio…

Pregunta: ¿Que debe hacer antes del trabajo?

Respuesta: Ofrecer el trabajo a Dios.

Juan crece asi en una familia que es una pequeña comunidad cristiana. Se alimenta de la oracion y de la palabra de Dios. Y pronto comenzará el mismo a distribuirla a su alrededor: antes de concluir los juegos en la cuerda, repetirá algún pensamiento dicho por el párroco en el sermón.

PISTAS DE REFLEXIÓN

Juan se nutria de oracion y de palabra de Dios.

La palabra de Dios la encontramos en el Evangelio y las homilias que el sacerdote hace durante la misa.

¿Tengo el Evangelio? ¿Lo abro alguna vez para leer algunas lineas? Seria muy nutritivo para nuestra alma si lo abriesemos todos los dias y leyesemos un breve parrafo.

¿Cómo acojo las homilías del sacerdote durante la misa? ¿Se, al final, de que ha hablado?

ORACIÓN

Oh Padre y maestro de la juventud, San Juan Bosco, que tanto trabajaste por la salvación de las almas, sé nuestro guía en buscar nuestra salvación y la salvación del prójimo.

Ayúdanos a vencer las pasiones y cuidar el respeto humano.

Enséñanos a amar a Jesús Sacramentado, a María Santísima Auxiliadora y a la Iglesia.

Alcánzanos de Dios una santa muerte para que podamos encontrarnos juntos en el cielo. Amén.