DB

Se sentía querido

DBQuerido

«Aunque me quedara sólo un pedazo de pan, lo compartiría contigo», es una de las grandes frases dichas por Don Bosco. Expresa todo su amor a los muchachos pobres.

Un día Don Bosco buscando dinero para sus muchachos, entra en peluquería para que le rasuraran la barba. El muchachito se había acercado para enjabonarlo. Don Bosco comenzó en seguida a hablarle, como hacía con todo muchacho que encontraba:
-Yo me llamo Don Bosco. ¿Y tú?
-Carlitos Gastini.
-¿Y cuántos años tienes?
-Once.
-Eres pequeño y trabajas ya muy bien. ¡Bien! ¿Ha sido tu papá quien te ha enseñado a trabajar?
-No. Mi papá ha muerto.
-Oh, pobrecito, lo siento. También yo perdí a mi papá cuando era pequeño. Sólo tenía dos años. Mi mamá ha trabajado mucho para yo creciera bien. Creo que también la tuya te querrá mucho.
-Sí, aunque está lejos. Y a veces lloro pensando en ella.

El enjabonado está acabado. El muchacho se aparta.
-¿Por qué te vas ahora? ¿No me afeitas?
-No, eso lo hace el patrón. Yo sólo puedo usar la brocha.
-Apuesto a que, en cambio, sabes usar muy bien la navaja. Ánimo!, tómala y aféitame. Soy sólo un sacerdote y, si vuelvo a casa con alguna cortada, nadie me dice nada.

El patrono oye y acude:
-Pero ¿qué dice, reverendo? El muchacho todavía no es práctico y yo no quiero que se pueda decir que en mi barbería ¡se corta la nariz a los sacerdotes!
-Pero Carlitos no me cortará la nariz. Venga, dígale que tome la navaja y haga la primera prueba en mí. Alguna vez deberá comenzar. ¡Ánimo, Carlitos, yo me fío de ti!

Carlitos, visto que el patrono alzó los hombros en señal de que se rendía, toma la navaja, la pasa varias veces por el cuero para afilarla y luego la acerca a la cara de Don Bosco y con la máxima concentración comienza el trabajo.

Por las mejillas todo va óptimamente, pero alrededor de aquel mentón delgado y huesudo de Don Bosco, el chico suda para afeitar la barbilla y nada más. Acaba orgulloso y sudando; temblando como una hoja.

-¡Bien, Carlitos! -le dice Don Bosco olvidando los tirones un poco bruscos y un par de cortes que sangraban-. Te lo he dicho: eres un campeón. Desde ahora, si paso por estos lugares, vendré a dejarme afeitar por ti. Pero querría que también tú vinieses alguna vez donde vivo yo: en el Oratorio de Valdocco, frente a la rotonda de la horca. Hay muchos muchachos que van a jugar los domingos. Cuando estés libre, ven también tú. Seremos amigos.
El chico, Carlitos Gastini comenzó a frecuentar el Oratorio todos los domingos.

Más tarde, un día Don Bosco no volvió a verlo. Fue a buscarlo (él «sentía» la falta de un muchacho, y sufría gran pena). Lo encontró cerca de la barbería llorando:
-¡Carlitos! ¿Qué te ha pasado?
-Ha muerto mi mamá. Y el patrón me ha despedido porque ya nadie paga la menestra para mí.
Lloró con desesperación apoyado en Don Bosco, y con sollozos decía:
-¿Y ahora adónde voy?
-¿Adónde vas? Ven conmigo. ¿Somos o no somos amigos? Mira, yo soy un pobre sacerdote, pero aunque me quedara sólo un pedazo de pan, lo compartiría contigo.

Mamá Margarita preparó una cama más, y Carlitos encontró una nueva familia.
Permaneció cinco años en el Oratorio. Llegó a ser un hombre de bien. Pero cuando hablaba de Don Bosco, aún después de la muerte de su gran amigo, lloraba como un niño y decía: «Me quería mucho».

Anuncios

Don Bosco en realidad aumentada

HugoOrozco

(ANS – Guadalajara)– Llevar a Don Bosco a todas partes, con un toque simpático pero a la vez de profunda admiración, ha sido la intención la inspectoría de México-Guadalajara que ha recientemente lanzado una aplicación para smartphone o tablet que permite poder ver e interactuar con un Don Bosco digitalmente animado.

La aplicación gratuita, disponible en castellano tanto para dispositivos Android como para teléfonos y tablets que cuenten con el sistema iOS, permite visualizar a Don Bosco en realidad aumentada, concepto que se refiere a la combinación de la visión de un entorno real mezclado con elementos diseñados digitalmente, en este caso, una vez descargada e instalada la app de nombre “DonBoscoRA”, permite visualizar una animación del santo de los jóvenes cuando la cámara del respectivo dispositivo capta el logo de la Dirección General de Obras de Don Bosco, conocido también simplemente como el logo salesiano.

Logo Salesiano

Logo Salesiano


La app permite interactuar con el Don Bosco virtual a través de los botones mostrados en pantalla y que dejan al usuario escuchar y acompañar la oración de Don Bosco, escuchar un canto salesiano o algún consejo de Don Bosco mismo o incluso tomarse una foto con él, entre otras funciones.


La intención de este regalo de la inspectoría de México-Guadalajara a toda aquella persona identificada con san Juan Bosco, no es simplemente presentarle a través de una expresión actual, sin embargo, visto pastoralmente, ha sido una manera de aceptar la invitación a desarrollar la capacidad de utilizar nuevos lenguajes, y esto, no para estar al paso con los tiempos, sino precisamente para permitir que la infinita riqueza del Evangelio y del carisma salesiano puedan alcanzar las mentes y los corazones de más jóvenes.
 Esta aplicación ha sido pensada también como una buena manera de ofrecer un aporte que se uniera a las distintas iniciativas que en todo el mundo se han realizado para festejar el bicentenario del nacimiento de Don Bosco.

Publicado el 3 de Noviembre en: http://www.infoans.org/1.asp?sez=1&sotsez=13&doc=13648&Lingua=3