Da siempre lo mejor de tí

Consejos

Si sientes que tratas de hacer siempre lo mejor, con sacrificio y sin descanso, pero notas que nada de esto es reconocido. Y si alrededor tuyo reina, el egoísmo, las falsedades, los engaños, las envidias; no importa sigue adelante dando siempre lo mejor de ti, como aconsejaba Madre Teresa:

A veces las personas son egoístas, ilógicas e insensatas… Aún así, ámalas.

Si eres amable, las personas pueden acusarte de egoísta e interesado… Aún así, sé gentil.

Si eres vencedor, tendrás algunos falsos amigos y algunos enemigos verdaderos… Aún así, vence.

Si eres honesto y franco, las personas pueden engañarte… Aún así, sé honesto y franco.

Lo que tardaste años para construir, alguien puede destruirlo de una hora para otra… Aún así, construye.

Si tienes paz y eres feliz, las personas pueden sentir envidia… Aún así, sé feliz.

El bien que hagas hoy, puede ser olvidado mañana… Aún así, haz el bien.

Da al mundo lo mejor de ti, aunque eso pueda nunca ser suficiente.
Aún así… da lo mejor de tí mismo.

Y recuerda que, a fin de cuentas… todo es entre tú y Dios, nunca entre tú y ellos…

Madre Teresa de Calcuta

Anuncios

¿Hablamos lo suficiente con los hijos?

HablarHijos

Nuestros hijos son piezas frágiles que vamos forjando con nuestras reacciones y forma en que nos relacionamos con ellos, así como lo que perciben de nuestra imagen.

La forma en la que interactuamos con ellos, la manera en que nos dirigimos y nos expresamos cuando les hablamos, irá dejando huella en su vida, en su comportamiento, en sus valores, sentimientos y forma de enfrentarse a las nuevas situaciones.

El lenguaje determina la personalidad del niño, por eso es importante la forma en la que hablamos con nuestros hijos.

Muchas veces no somos conscientes de la forma en la que nos expresamos, alzamos la voz, usamos tonos despectivos, hacemos promesas que no cumplimos, criticamos y prejuzgamos, utilizamos tonos amenazantes, sin percatarnos que para ellos somos importantes, somos su ejemplo, y de que, cada vez que nos escuchan y observan, les estamos marcando un camino a seguir.

Nosotros, los adultos, debemos ser conscientes que “el lenguaje crea”; como hablemos a nuestros hijos, hablarán ellos a sus semejantes; el tono que utilicemos, utilizarán ellos con sus amigos.

Por eso, es muy importante mantener en nuestras expresiones:

  1. Un tono conciliador.
  2. Firmeza en las decisiones.
  3. Claridad en los conceptos.
  4. Lenguaje siempre positivo.

Nunca es tarde para empezar, y recuerda que el lenguaje crea; por lo tanto, recuerda la importancia de la forma de hablar con nuestros hijos.

Andrés París, pedagógo