Educación en Valores

Acciones que favorecen la autoestima

amorpropio

La autoestima es una armadura que nos protege de las situaciones adversas y que nos aporta fuerza para enfrentarnos a diferentes situaciones y problemas. Tener una buena autoestima es garantía de éxito y de bienestar. Es labor de padres y educadores procurar el desarrollo de una sana autoestima en niños y niñas.Veamos algunas acciones que podemos llevar a cabo para ello.

Acciones que favorecen una buena autoestima

Nuestro papel en el desarrollo de la autoestima

Lo que los adultos más cercanos al niño hacemos contribuye al desarrollo de la autoestima. La autoestima no es algo innato, es decir, nadie nace con alta o baja autoestima, sino que es algo que se va construyendo poco a poco durante la infancia y la adolescencia en el seno de la relación con los demás.

  • El niño crea una imagen y una estima de sí mismo, en función de la imagen que los demás tienen de él o ella.
  • El niño interpreta, palabras, gestos, actitudes y conductas de los demás para crear su propia imagen.
  • La interpretación lleva a una emoción, según como se sienta con esa interpretación desarrollará un tipo u otro de autoestima.

Acciones que favorecen una buena autoestima

  • Dale elogios al niño, pero es importante que sean elogios creíbles y realistas. Cuando los elogios no son realistas, tienen el efecto contrario, porque el niño puede interpretar que se estamos diciendo para hacerle sentir bien y por lo tanto puede dudar de su valía.
  • Dale oportunidades para demostrarse lo que vale. La autoestima se apoya en la confianza, para que el niño tenga confianza en sí mismo tiene que demostrarse a sí mismo su capacidad, no podrá hacerlo si no le damos la oportunidad de hacer cosas por sí mismo.
  • Transmite confianza, es muy importante que el niño perciba que confiamos en sus capacidades que creemos que puede hacerlo.
  • Ayúdales a interpretar de manera realista y positiva la opinión que tienen los demás sobre ellos. Es muy importante indagar en sus interpretaciones y ayudarles a hacer interpretaciones que contribuyan a una sana autoestima.
  • No compares, etiquetes o juzgues al niño. Evita en todo momento cualquiera de estas acciones. Critica la conducta que lleven a cabo si no te gusta, pero nunca al niño, dile no me gusta lo que haces, pero no le digas, eres malo, eres un desastre, etc.
  • Enséñale a aceptar sus errores y a no sentirse mal por ellos. Enséñale que no tiene que ser perfecto, que nadie puede ser perfecto. Es importante que sea consciente de sus errores y que los corrija, pero no que se sienta mal por ellos.
  • Presta atención a tus comentarios y cuidado con hacerle sentir culpable por lo que hace. Debemos evitar comentarios del tipo: “como te portes así no te voy a querer”; “ mira lo que me haces, no te das cuenta de que mamá o papá está triste por tu culpa y no te importa”, aunque pensemos que el niño no presta atención a estos comentarios, sí que lo hace y van directos a su autoestima.

Celia Rodríguez Ruiz. Psicóloga y Pedagoga

¿Y si nuestros hijos pegan a otros?

niños-pegando

 

Los niños y niñas interaccionan constantemente, creando su propio núcleo social, que en cierto modo imita al de los adultos, pero que sigue sus propias reglas. Es bueno que los niños y niñas interaccionen y se relacionen con otros niños y niñas de su edad,  ya que así desarrollan habilidades sociales básicas. Sin embargo, en este proceso de desarrollo pueden y suelen ocurrir reacciones y respuestas poco adaptativas socialmente, como pegar a otros niños y niñas. Algunos niños y niñas pegan a otros niños y niñas cuando no saben manejar ciertas situaciones sociales.

¿Por qué algunos niños y niñas pegan a otros niñ@s?

Algunos niños/as pegan a otros niños/as. Pegar a otros niños y niñas es la respuesta ante ciertas situaciones sociales que no saben manejar de otra manera.

Los niños y niñas pequeños a menudo responden físicamente ante ciertas emociones, la frustración, la tristeza o el enfado pueden hacer que tiren cosas, que golpeen objetos o que peguen a otros niños y niñas.

Cuando un niño o niña pega a otros niños o niñas, lo hace porque la situación social le genera una emoción negativa que no sabe gestionar, además tampoco sabe responder a la situación de otra manera. Esta respuesta, sobre todo en los niños y niñas pequeños es algo natural que puede entrar dentro de lo normal. Pero debemos enseñarles habilidades para responder de otra manera, y a expresar con palabras su frustración y otras emociones.

La agresividad según las etapas

  • De los 0 a los 12 meses. El bebé tiene emociones pero no podemos hablar de agresividad.
  • De 1 a 2 años. Ante el enfado aparecen las primeras rabietas, en esta etapa puede pegar a sus padres o a otros niños pero su intención no es dañar.
  • De los 2 a los 4 años ya podemos hablar de agresividad intencionada, cuando pega a otros niños lo hace para hacer daño.
  • De los 4 a los 5 años, ya saben que pegar no está bien, cuando pega lo hace de manera intencionada y es consciente de que no es adecuado pegar a los demás.

¿Qué podemos hacer cuando nuestro hijo pega a otros niños y niñas?

  • Enséñale a identificar sus emociones y gestionarlas. La reacción agresiva esconde detrás una emoción que no saben gestionar. Es importante que aprendan a identificar sus emociones, para ello traduce su emoción en palabras, puedes decirle: entiendo que estés enfadado,…etc.
  • Educa con tu ejemplo, evita las reacciones agresivas.
  • Explícale que la conducta que hace está mal. No critiques al niño directamente, pero sí su conducta.
  • Ayúdale a resolver sus peleas. Cuando dos niños se pelean, habla con ellos y ayúdales a hablar de lo ocurrido, por ejemplo, le decimos: entonces tú estabas enfadado y …
  • No des mucha importancia a sus arrebatos de enfado, procura no reforzar esas conductas y refuérzale las conductas positivas.
  • Ayúdale a desarrollar habilidades sociales básicas, a expresar lo que le pasa en lugar de reaccionar de manera agresiva. Puedes ensayar con él y darle instrucciones para diferentes situaciones.

Celia Rodríguez Ruiz Psicóloga y Pedagoga