Educación en Valores

Respuesta libre

Fraternidad

¿Cómo sería hermoso que mientras descubrimos planetas lejanos, volvamos a descubrir las necesidades de nuestro hermano y hermana que gravitan entorno a mí?”.
¿Cómo sería hermoso que la fraternidad (…) no fuera reducida sólo a asistencia social, sino que fuera una actitud profunda en las decisiones que se toman tanto a nivel político, como económico y científico en las relaciones entre las personas, entre los pueblos y los países.

Educar a la “fraternidad” es construir para el futuro, es cimentar para lograr una “solidaridad concreta”, que ayuda a salir de una “cultura del descarte” tan mencionada por el Papa Francisco. Una cultura que no tiene sólo que ver con “la comida y con los bienes”, sino en primer lugar con las “personas”, especialmente con quienes son “marginadas” por el sistema “tecno-económico”, donde “en el centro, sin darnos cuenta, a menudo, no se encuentra el hombre, sino los productos del hombre”.

“Solidaridad” es la palabra que tantos quisieran borrar del diccionario” porque ella, no obedece a “un mecanismo automático” pues no se puede “programar o mandar”. Es una respuesta libre que nace del corazón de cada uno. “¡Es una respuesta libre!”.
“Sí uno comprende que su vida, a pesar de estar en medio a tantas contradicciones, es un regalo, y que el amor es la fuente y el sentido de la vida… ¿cómo se puede inhibir el deseo de hacer el bien a los demás?”.

P. Salvador Murguía sdb

Anuncios

El valor de la amistad

Amistad

Lo natural del ser humano es ser social y relacionarse con los demás. Las personas necesitamos establecer lazos y vínculos con otras personas. Éstos son esenciales para el bienestar emocional y para nuestro aprendizaje y desarrollo en general.

¿Qué nos aporta la amistad?

Las relaciones de amistad son fundamentales para el desarrollo emocional y social de los niños y niñas. A través de estas relaciones se producen además importantes aprendizajes,  aprenden a establecer normas, tomar decisiones, analizar alternativas, a colaborar y compartir.

Son muchas las experiencias dotadas de aprendizajes que la interacción con los iguales  aportan a los pequeños. A través de esta interacción experimentan emociones positivas y negativas y entrenan formas de gestionarlas: alegría, afecto, miedo, enfado, rechazo, agresión, solidaridad, compañía,… Aprenden a ganar y a perder, a colaborar, comprenden el sentido de los grupos sociales, las situaciones de poder, y llegan a desarrollar su empatía, comprendiendo las diferencias y aceptándolas.  Entrenan un repertorio amplio de conductas sociales que les servirá para desenvolverse adecuadamente como adultos.

Entre los beneficios podemos destacar

  • Desarrollo psicosocial: habilidades sociales, sentido de los grupos, relaciones, poder, compañerismo, empatía, solidaridad, etc.
  • Desarrollo emocional: afectos, autoestima, el sentido de pertenencia, altruismo,…
  • Aprendizajes morales: normas y reglas y su sentido.
  • Aprenden a compartir, a ganar y perder, a compartir, etc.
  • El grupo de amigos aporta consuelo y ayuda en los momentos difíciles.
  • Momentos únicos de diversión, desarrollo y confidencias compartidas.
  • Los amigos son personas de nuestra misma edad, con preocupaciones y vivencias similares que nos permiten encontrar el apoyo social y afectivo que como seres humanos necesitamos.

Hacer amigos

Las amistades no son un lujo, son una necesidad imprescindible para un desarrollo psicosocial sano. Los niños y niñas con amigos poseen un estado de bienestar, tienen mejor autoestima y pueden desarrollar las habilidades sociales que les permiten desenvolverse socialmente en el futuro. Los niños/as con problemas para hacer amigos, pueden sentirse solos, pueden ser fruto de burlas de sus compañeros, tener problemas académicos, sentirse tristes y sin apoyos.

Hacer amigos no siempre es fácil para los niños y niñas, es importante estimularles para un adecuado desenvolvimiento en la esfera social, proporcionarles la seguridad y la autoestima adecuada para hacer frente a las diferentes situaciones sociales.

10 Pautas para ayudarles a hacer amigos.

  1. Desde un primer momento, procura proporcionar al niño/a un ambiente rico en relaciones con diferentes personas del entorno.
  2. Procura actividades o entornos donde pueda empezar a relacionarse. La guardería, actividades deportivas, etc.
  3. Sirve como modelo. Habla con los amigos/as del pequeño de forma amable e interesándote por lo que te cuentan.
  4. No etiquetes al niño/a de tímido, de raro. Ni le fuerces para que se haga amigos, procurarle tensión o que perciba que tiene un problema no es bueno. En su lugar proporciónale ambientes donde pueda desenvolverse. Y actúa de forma natural. Es bueno que tengan diferentes ambientes, niños y niñas del cole, de alguna actividad deportiva, o fuera del cole, hijos/as de nuestros amigos, vecinos, etc.
  5. Enséñale habilidades sociales. Para ello puedes ponerle ejemplo, ayudarle a desenvolverse en diferentes situaciones, servir de ejemplo como adulto con tus propios amigos.
  6. Fomenta su autoestima. Una sana autoestima le dará la seguridad necesaria para enfrentarse a diferentes situaciones sociales.
  7. Desarrolla su empatía. Explícale cómo te sientes, como se pueden sentir los demás. Puedes emplear ejemplos, usar cuentos, etc.
  8. Enséñale un estilo de comunicación positivo y desarrolla su asertividad. Se trata de ser decir la propia opinión sin dañar a nadie.
  9. Evita las comparaciones con los amig@s. No le digas cosas como “tu amigo se porta mejor, ha sacado mejore notas”, etc.
  10. Acepta y quiere a sus amigos.

 

Celia Rodríguez Ruiz

Psicóloga y Pedagoga