Educación

Creatividad y aprendizaje

Aprendizajes

Aprender es algo más que memorizar y repetir contenidos y conceptos. Aprender es un proceso personal a través del cual la persona crea y construye  sus aprendizajes. Por lo tanto este proceso es un proceso creativo con múltiples posibilidades. Los niños y niñas son creativos por naturaleza, durante esta etapa son múltiples y de diverso índole los aprendizajes que construyen.

Para ellos todo es aventura y creación, esta habilidad natural les permite aprender y es la base de los importantes avances de desarrollo y crecimiento. A medida que los niños y niñas crecen esta capacidad creativa se suprime e inhibe, llegando incluso a desaparecer.

Para aprender es imprescindible ser creativos. No debemos separar la capacidad creativa que genera motivación e impulsa los aprendizajes. Los niños y niñas pequeños disfrutan aprendiendo y lo hacen sin darse cuenta porque disfrutan explorando, indagando y creando los aprendizajes.

¿Por qué debemos estimular la creatividad?

Es muy importante estimular la creatividad e impulsar su desarrollo en lugar de inhibirlo. Educar en la creatividad es educar para el cambio, para la solución de problemas, para el aprendizaje significativo, para el desarrollo de personas originales, flexibles con iniciativa y con capacidad  para afrontar las dificultades. Los beneficios de educar en la creatividad son múltiples:

  • La creatividad  permite a las personas buscar soluciones a diferentes retos y problemas.
  • Hace posible la adaptación a los cambios.
  • Les permite la superación de los fracasos al ser capaces de inventar nuevas formas de hacer.
  • Es la base de los aprendizajes significativos.
  • Ayuda al crecimiento personal ya que favorece la exploración y la indagación.

9 Pautas para estimular la creatividad

  1. Permite a los niños y niñas que jueguen y experimenten. El tiempo para el juego es fundamental. A través del juego la imaginación se desarrolla. No dirijas estos juegos, deja que creen realidades, que inventen formas de actuar.
  2. Proporcionales un entorno creativo donde puedan experimentar e indagar sin miedo. Es importante que los niños y niñas puedan disponer de un espacio donde su imaginación pueda volar sin límites. Decora su habitación para ello y deja que se preocupen del juego más que del desorden. (eso si cuando terminen deben recoger).
  3. Emplea los cuentos como fuente esencial para el desarrollo de la capacidad creativa.
  4. Animales a practicar actividades y tareas que supongan inventar creaciones: elaborar el final de una historia, adivinar la forma de las nubes, inventarse una historia sobre una imagen o un objeto.
  5. Animales a que busquen datos desde otros puntos de vista. Mirar y observar desde otro sitio.
  6. Permíteles participar y expresarse, no limites su actuación.
  7. Busca el riesgo a equivocarse, enséñales que los errores no existen que si tememos equivocarnos nunca podemos innovar, ni crear nada nuevo.
  8. Dales libertad para ser creativos. Si coartas su imaginación, no podrán desarrollar esta capacidad.
  9. Invítales a cerrar los ojos e imaginar. Animales a unir estas imágenes internas con el exterior.

Celia Rodríguez Ruiz

Psicóloga y Pedagoga

Anuncios

Más humanos

Formacion Humanista

Los jóvenes pasan gran parte de su tiempo en la escuela y es en la escuela donde reciben aquella cultura de base que los hará ciudadanos activos y protagonistas en la sociedad sin cultura. Un joven que permanece fuera, no tendrá futuro. Sin embargo, no todos los jóvenes del mundo tienen fácil acceso a la educación; algunos países todavía sigue teniendo fuerza ciertas creencias tradicionales en donde se excluye de las escuelas a las mujeres.

Malala Yousafzai. El 9 de octubre de 2012, cuando tenía 15 años, fue herida gravemente en la cabeza con un proyectil disparado por dos soldados talibanes que se subieron al autobús escolar de su escuela con el tentativo de callarla. Su única culpa había sido la de haber denunciado la oposición de los talibanes a que las mujeres recibieran instrucción en las escuelas.

Ella se encuentra en Inglaterra con su familia y ha promovido una campaña mundial a favor del derecho a la instrucción de las chicas y no sólo a nivel de primaria o elemental; sino también al nivel de escuelas superiores. Hablando el día 20 de agosto de 2013 en el palacio de vidrio de las Naciones Unidas ella dijo: “Un niño, un maestro, un libro, una pluma pueden cambiar el mundo”.

Sin embargo, es cierto que es cultura no sólo el aprender una ciencia, también el aprender una profesión. Las materias científicas como las matemáticas, la biología, la química, son iguales dondequiera y este es el saber científico que da la escuela; mientras que a formar la cultura en los jóvenes intervienen muchos agentes: la familia, principalmente, la pertenencia a una religión, los partidos políticos, las asociaciones, los medios de comunicación…etc, todo esto forma en la cultura del tiempo; todo esto crea costumbres sociales que condicionan los comportamientos de las personas.

Pero también hay que formar en la cultura humanística, es decir en todo aquello que nos cuestiona y hace reflexionar sobre el hombre y sus interrogantes, sus problemas, sus dramas y hasta la presencia del Misterio en su vida y en esto influyen también la literatura, la pintura, la escultura la música y el arte en general.

Para transmitir esta cultura más humana a los jóvenes se requiere de maestros que hayan hecho este mismo recorrido personal y esos pueden ser los maestros y padres de familia que disfrutan el misterio de fondo que hay en la lectura de un libro, en la música, en las acciones de la vida y en misterio de las personas.