Don Bosco

Don Bosco: santo con una sola pasión

DB Pasion

En nuestra iglesia tenemos la dicha de contar con muchos ejemplos de vida que nos enseñan a acercarnos a Dios. Muestra de ello es que nosotros los jóvenes contamos con un amigo que nos mostró con su ejemplo, con sus virtudes, el camino para tener una juventud plena. San Juan Bosco nació en Becchi (1815) – Turín (1888). Fue fundador de la Congregación Salesiana, de las Hijas de María Auxiliadora, de la Asociación de los Salesianos Cooperadores y de la Asociación de María Auxiliadora, y como padre de la Familia Salesiana de hoy. Don Bosco, un Santo apasionado por Dios, amor especial a nuestra madre Santísima, un Sacerdote que amaba a los pobres, un educador excepcional, trabajó y veló por la educación y el bienestar de los niños y jóvenes, un Santo que nos enseña que la juventud tiene un lugar valioso en todos los ámbitos que se desarrollan. Nuestro querido Papa Francisco, en el Centenario del Natalicio de San Juan Bosco, menciona al Santo y nos dice: “con su ejemplo testimonia que el cristianismo es fuente de felicidad, porque es el Evangelio del amor”. Su antecesor, Papa Emérito Benedicto XVI, nos dice de San Juan Bosco: “Don Bosco fue un Santo con una sola pasión: la Gloria de Dios y la salvación de las almas”. San Juan Bosco sigue siendo un ejemplo para nuestra juventud, para la iglesia y para la sociedad. Su mensaje sigue vigente y palpita en los corazones que han permitido entrar su mensaje de confianza en los jóvenes, de rezar por ellos, para luego alentarlos a ir contra corriente. La Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) es una oportunidad valiosa para conocernos como jóvenes, para salir de nuestra comodidad y aprender que no caminamos solos, que debo ver más allá, que me necesitan, y que yo necesito de mis hermanos, de mis amigos, convivir con jóvenes de otros países, como nos dice el Papa Francisco “salir del sofá”, amar, aprender a ser solidarios. Esta aventura estará llena de sueños, de esperanza, de dudas, batallas y alegrías. Desde ahora puedes prepararte para ese evento, y Don Bosco será un acompañante que luchará contigo para afrontar cada dificultad que tengas en éste caminar.

1. Alegre. “Muéstrate siempre alegre, pero que tu sonrisa sea sincera.”

Don Bosco tiene una misión encomendada por Dios: poder realizar una congregación Salesiana, pero, ¿cómo lo logra? ¿Con la oración? Seguramente, pero no basta. ¿Con la razón, la religión y el cariño? Sin duda, pero no basta. ¿Con la instrucción y el trabajo? Sin duda, pero no basta. Don Bosco a todo eso añade un “aceite “que, además de valorar los demás ingredientes, hace posible su gran proyecto entre los jóvenes. ¡Este “aceite” es la alegría, un fruto de Don Bosco es Domingo Savio que nos decía: ¡Estar siempre alegres! Tu peregrinaje a Panamá 2019 pasará por muchas dificultades, pero que la sonrisa y alegría no te falte.

2. Solidario. “Si cooperas a salvar un alma, aseguras la tuya propia”.

Don Bosco fue cercano con las personas que le rodeaban, ayudaba a las almas alcanzar a Dios, a pesar del cansancio y la fatiga. Con su testimonio nos comparte que nunca perdió la fe en los jóvenes. A pesar de que lo criticaban, siempre fue solidario. Si en tu peregrinaje hay almas que necesitan de Dios, ayúdalas, no dudes que así vivirás un mejor camino a Panamá 2019.

3. Amor a María. “En el cielo nos quedaremos gratamente sorprendidos al conocer todo lo que María Auxiliadora ha hecho por nosotros en la tierra.”

En la vida de Don Bosco, María Auxiliadora fue un pilar importante para lograr la misión que Dios le encomendó. En María, Don Bosco encontró una madre, una compañera en su camino. Hay muchas historias que Don Bosco cuenta en sus escritos, que nos muestra la confianza y amor que tenía sobre María Auxiliadora. La JMJ que vivirás en Panamá será la primera Jornada Mariana y Don Bosco te invita a que acudas a ella, que en tu caminar María sea un pilar importante, y en tu corazón puedas decir como decía Don Bosco “María ha sido siempre mi guía. El que pone su confianza en ella nunca quedará defraudado”.

4. Amor a la Eucaristía. “El tesoro más grande que se puede hallar en el cielo y en la tierra, está en el Sagrario, pues ahí habita el Dueño de todo lo creado.”

Don Bosco se preocupó mucho porque sus jóvenes encontraran en la Eucaristía su alimento espiritual, y con la astucia y los métodos que el santo tenia, permitía que sus chicos jugaran, aprendieran, estudiaran y luego pudieran ir juntos a la Santa Eucaristía. No dejaba pasar la oportunidad de invitarlos al banquete del amor. Con el grupo de peregrinos que vayas a la JMJ, o tu servicio voluntariado, no dejes pasar la oportunidad de ir a la Santa Eucaristía. En la agenda de tus actividades no debe de faltar ir a visitar al amor de los amores. Que Jesús Eucaristía sea el motor de tu grupo.

5. No tenía miedo a la adversidad. “Dios permite las tribulaciones, para sacar mayor bien y mostrar su misericordia y poder.”

En vocación como sacerdote, Don Bosco pasó por muchas tribulaciones, por momentos que no encontraba luz, pero podía más su amor por los jóvenes, que nunca se dio por vencido, en las tribulaciones hizo el bien, y cuando su obra pasó por dificultad, nunca estuvo solo. Sus jóvenes, mamá Margarita, su guía espiritual, y San José Cafasso, lo acompañaron en su misión. En tu caminar recuerda que no es bueno ir solo. En los planes que tengas déjate acompañar de amigos, de familia, para que seas un mejor peregrino. No olvides: No caminas solo.

6. Diligente. “No estén nunca desocupados. Si no trabajan ustedes, trabajará el demonio.”

Don Bosco trabajaba mucho, casi no tenía descanso. Su mamá Margarita, le pedía que descansara, que tomara una siesta. Al inicio lo hizo, pero decía que después despertaba con mucha pereza, y poco a poco volvió a su jornada normal. Su invitación era no estar desocupados, aprender un oficio nuevo, hacer deporte, leer y salvar almas para el Reino. Trabaja duro por tus sueños, y si un sueño es ir a Panamá 2019, debes orar y trabajar, como nos invita San Juan Bosco.

7. Humilde. “Todo es vanidad, excepto amar y servir a Dios. ¿Cuándo te resolverás a entregarte del todo al Señor?”

Don Bosco venía de una familia muy humilde. Aprendió con el ejemplo de su mamá: primero está Dios, después vendrá todo por añadidura. Desde pequeño le gustó la lectura. En su corazón quería ayudar a los demás. La vanidad no entraba en su vida. De joven su corazón no cambió. Sus virtudes, sus cualidades fueron para Dios. De Sacerdote se entregó a su obra, y su trabajo dio frutos abundantes. Permite que Don Bosco te acompañe, permite que te guíe en tu peregrinación. Tienes la oportunidad de tener un amigo que no te dejará solo.

Encomendémonos a San Juan Bosco, para vivir una juventud plena en Dios.

Publicado por: JMJ Panamá 2019

Anuncios

Don Bosco educador

DB EducadorSan Juan Bosco, también conocido como Don Bosco, un sacerdote católico, educador y escritor italiano que vivió durante el siglo XIX (1815 – 1888).

Don Bosco dedicó prácticamente la totalidad de su vida a ayudar a los niños de la calle, los delincuentes juveniles y a otros grupos desfavorecidos de la juventud. Como educador, basó sus métodos en el cariño y la bondad, dejando a un lado los castigos tradicionales de la época.

Más tarde, este método pasaría a llamarse Sistema Preventivo Salesiano (SPS), basado en la idea de hacer ver a los jóvenes la fealdad del pecado y la belleza de la virtud, y rechazando el castigo físico a cambio del diálogo y el entendimiento.

La gran labor de este sacerdote en lo referente a educación y ayuda al desfavorecido supuso su beatificación en 1934 por el Papa Pío XI.