Don Bosco

Don Bosco educador

DB EducadorSan Juan Bosco, también conocido como Don Bosco, un sacerdote católico, educador y escritor italiano que vivió durante el siglo XIX (1815 – 1888).

Don Bosco dedicó prácticamente la totalidad de su vida a ayudar a los niños de la calle, los delincuentes juveniles y a otros grupos desfavorecidos de la juventud. Como educador, basó sus métodos en el cariño y la bondad, dejando a un lado los castigos tradicionales de la época.

Más tarde, este método pasaría a llamarse Sistema Preventivo Salesiano (SPS), basado en la idea de hacer ver a los jóvenes la fealdad del pecado y la belleza de la virtud, y rechazando el castigo físico a cambio del diálogo y el entendimiento.

La gran labor de este sacerdote en lo referente a educación y ayuda al desfavorecido supuso su beatificación en 1934 por el Papa Pío XI.

Anuncios

Amigos para hacer el bien

amigos

Toda su vida Don Bosco buscó y fomentó la amistad y fue apreciado y querido como un hombre que congregaba jóvenes y reunía en torno a sí grupos de personas para hacer el bien a todos pero especialmente a los jóvenes. Son innumerables las personas que fueron sus amistades, hombres y mujeres de todas las clases y condiciones sociales y no se diga credos y hasta ateos; autoridades civiles y eclesiásticas, príncipes y reyes, pobres de ciudad y de campo y hasta obispos, cardenales y no se diga los papas de la Iglesia; es decir que su corazón era capaz de atender a las personas, respetar sus creencias y opiniones e invitarles a colaborar, por el bien de los jóvenes y la salvación de todos.

Una ilustre señora de Turín que ocupa, en aquellos años un lugar de primer plano en la sociedad ciudadana: es la marquesa de Barolo, sesenta años. Sin hijos y con un inmenso patrimonio, se dedica completamente a las mujeres y a las muchachas marginadas.
Para ver concretamente cuáles son las condiciones de las mujeres encerradas en la cárcel, pasa durante muchos meses tres horas al día encerrada también en las celdas con ellas. Soporta humillaciones, insultos, es golpeada. Al final, su relato a las autoridades es tan convincente, que obtiene para las prisioneras un edificio más sano y condiciones de vida mucho más humanas.

De aquella experiencia sufrida en su piel, nacen todas sus actividades. Compromete su patrimonio para construir, al lado del hospital del Cottolengo, el Refugio. Es un conjunto de edificios situados en el barrio de Valdocco. Hay también una casa para las muchachas en peligro con menos de catorce años. Va a recogerlas ella por las calles, o se las trae la policía.

Esta ilustre mujer, fue una gran amiga y colaboradora del joven sacerdote Don Bosco que le ayudó en sus Obras de Misericordia confesando y celebrando misas para sus obras de misericordia a favor de las niñas; pero se distanció de ella cuando le pedía que se quedara a trabajar para sus niñas.

Don Bosco contesta con claridad: “Mi respuesta está pensada. Usted tiene dinero, y encontrará fácilmente cuantos sacerdotes quiera para sus instituciones. No pasa lo mismo con mis pobres chiquillos. Si ahora yo me retiro, quién se ocupara de ellos. Por tanto… me daré de lleno al cuidado de los muchachos abandonados”

Sin embargo la Marquesa, sin que lo sepa el mismo Don Bosco, lo seguirá ayudando y le concede un lugar prestado por seis meses para su primer oratorio donde podrán jugar sus muchachos sin disturbar a sus muchachas.

Esta noble mujer, la Marquesa Barolo, ha sido declarada Venerable por el Papa Francisco el 5 de mayo de 2015, como una mujer dedicada a hacer el bien a los mas necesitados.