Día: octubre 3, 2017

Más humanos

Formacion Humanista

Los jóvenes pasan gran parte de su tiempo en la escuela y es en la escuela donde reciben aquella cultura de base que los hará ciudadanos activos y protagonistas en la sociedad sin cultura. Un joven que permanece fuera, no tendrá futuro. Sin embargo, no todos los jóvenes del mundo tienen fácil acceso a la educación; algunos países todavía sigue teniendo fuerza ciertas creencias tradicionales en donde se excluye de las escuelas a las mujeres.

Malala Yousafzai. El 9 de octubre de 2012, cuando tenía 15 años, fue herida gravemente en la cabeza con un proyectil disparado por dos soldados talibanes que se subieron al autobús escolar de su escuela con el tentativo de callarla. Su única culpa había sido la de haber denunciado la oposición de los talibanes a que las mujeres recibieran instrucción en las escuelas.

Ella se encuentra en Inglaterra con su familia y ha promovido una campaña mundial a favor del derecho a la instrucción de las chicas y no sólo a nivel de primaria o elemental; sino también al nivel de escuelas superiores. Hablando el día 20 de agosto de 2013 en el palacio de vidrio de las Naciones Unidas ella dijo: “Un niño, un maestro, un libro, una pluma pueden cambiar el mundo”.

Sin embargo, es cierto que es cultura no sólo el aprender una ciencia, también el aprender una profesión. Las materias científicas como las matemáticas, la biología, la química, son iguales dondequiera y este es el saber científico que da la escuela; mientras que a formar la cultura en los jóvenes intervienen muchos agentes: la familia, principalmente, la pertenencia a una religión, los partidos políticos, las asociaciones, los medios de comunicación…etc, todo esto forma en la cultura del tiempo; todo esto crea costumbres sociales que condicionan los comportamientos de las personas.

Pero también hay que formar en la cultura humanística, es decir en todo aquello que nos cuestiona y hace reflexionar sobre el hombre y sus interrogantes, sus problemas, sus dramas y hasta la presencia del Misterio en su vida y en esto influyen también la literatura, la pintura, la escultura la música y el arte en general.

Para transmitir esta cultura más humana a los jóvenes se requiere de maestros que hayan hecho este mismo recorrido personal y esos pueden ser los maestros y padres de familia que disfrutan el misterio de fondo que hay en la lectura de un libro, en la música, en las acciones de la vida y en misterio de las personas.

Anuncios