Compartir lo que somos

somosconexion

La manera en la que conectamos la vida diaria con el mundo del internet, es asombrosa, que paradójicamente es el mundo en el que estamos sumergidos casi todo el tiempo.

Estamos siempre conectados, pendientes del celular; el aparato que se ha convertido en nuestro pequeño mundo y al que no abandonamos ni de chiste. Nos da entrada libre a la vida de amigos y familiares, nos permite chatear todo el tiempo, hacer llamadas, revisar el mail y ver fotografías, cosa que nos encanta porque como dice el dicho: «una imagen vale más que mil palabras». Para algunos ver el celular cada cinco segundos se ha convertido en una adicción, es casi incontrolable, así tengamos certeza de que nada ha cambiado en dos minutos morimos de ganas por volver a revisar nuestras redes sociales, se encuentra cualquier excusa para cambiar el estado de Facebook, para subir una foto y hasta para abrir un nuevo grupo en Whatsapp.

Compartir una fotografía en Facebook expresa mejor que nosotros los estados de ánimo, las capacidades físicas y hasta el clima. Pero es válido preguntarse ¿hasta qué punto lo que se comparte en las redes es real? ¿Habrá en realidad tanta felicidad en el corazón de la persona que sonríe en la fotografía? «Somos lo que compartimos» o «aparentamos lo que compartimos». No quiero decir que este mal compartir o que tal vez la riqueza de una imagen no sea cierta en realidad, pero me causa un poco de impresión saber que hemos cambiado por completo la forma en que vemos el mundo y actuamos en él y por tanto la manera en la que queremos compartir nuestras emociones con los demás.

¿Estamos siempre conectados? O mejor ¿Siempre hay que estar conectados? Es verdad, pero seamos transparentes, limpiemos el foco de nuestra vida y pensemos si de vez en cuando se nos empaña la vista y aparentamos cosas que en realidad no somos. Dejemos algo para nosotros mismos, recuerdos que guardemos solo en nuestra mente y en nuestro corazón, hay momentos de la vida en que vale la pena compartir, pero hay otros mucho más valiosos en los que hay que cerrar los ojos, respirar hondo y dejar que sean parte solo de nosotros más no del mundo.

Compartamos cosas de verdad y que valgan la pena, compartamos lo que en realidad somos, sin filtros y sin máscaras.

P. Salvador Murguía sdb

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s