Inicio de una jornada

portada-amanecer

No se necesita mucho pensamiento para captar que siempre la educación de las personas y la formación de las voluntades y de los criterios personales tiene que hacerse a través de la “personalización”; en esto los papás me darán la razón. Quiere decir que estar presente en la vida de los otros es importantísimo y para llegar a conocer al otro y ayudarle verdaderamente en la transformación de su vida es necesario verlo a los ojos, descubrir su corazón, acompañar su persona, darle posibilidades de crecer con libertad y lanzarlo a la vida.

Los medios modernos de comunicación tienen que ayudar a esto y no ser un obstáculo. Por ejemplo, el smartphone ha favorecido esta actitud que en realidad tiene poco de smart (inteligente): donde apenas se despierta la persona y ya está controlando el e-mail, Whatsapp, Facebook, Twitter u otras redes sociales en las que se vive conectado.

El peligro es que el inicio de la jornada de cada uno de nosotros se ve marcado por conectarse a la vida de los demás y a los temas del trabajo antes que conectarnos con nosotros mismos. Inicia su mañana con la inundación de cosas externas, convirtiéndola en un flujo sin dirección, antes de ser el protagonista consciente que comienza la jornada serenamente, con una oración de agradecimiento o de ofrecimiento, cuidando la higiene y el aspecto personal, saludando con una sonrisa o con un beso a su familia, haciendo un desayuno saludable y preparándose para una jornada de trabajo productiva y constructiva.

Además siempre los medios de comunicación dan siempre la prioridad a lo que causa sensación. Y esto en un mundo como el nuestro es todo lo que destruye: desgracias, tragedias, crisis, problemas, divisiones, peligros, amenazas…

Claramente es necesario ser consciente de los problemas del mundo (en la medida en la que sirve para ayudar a resolverlos y no solo para lamentarse), pero el inicio de la jornada no es el momento más adecuado para esto. Las malas noticias solo estimulan la rabia y el miedo, y estos estimulan la liberación de cortisol, que es la hormona del estrés.
Hace unos dias un profesor comentaba que había pedido responder a sus alumnos de clase una pregunta cuando en historia les ha hecho ver los acontecimientos que suceden y lo imprevisto de las cosas; la pregunta era: si se estuviera quemando tu casa y tuvieran que salir corriendo e inmediatamente, ¿Qué cosa tomarías contigo como importante que no hay que dejar que se pierda? Una sola cosa. Y cerca del 75% de sus alumnos respondió por escrito que el celular…

Sin embargo soy de los que creen que al comienzo de un nuevo día deberíamos aprovisionaros de serenidad; hay un momento para cada cosa y en cada momento hay que hacer lo que toca y no más. Aprender a vivir el momento presente y disfrutarlo, eso es lo mejor. Si en el desayuno ya estás pensando o hablando en lo que tienes que hacer en el trabajo, ni estás trabajando en ese momento ni estás haciendo un desayuno saludable.

Creo que estamos invitados a respetar la serenidad y la armonía de nuestra jornada.

P. Salvador Murguía sdb

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s