Libre y alegre

Libre

Quien se sabe y se siente amado por otra persona, vive alegre. La alegría es una característica de toda persona que cree en Dios, porque se siente acompañado y sobre todo amado por Él. Y esta actitud se refleja en su vida, por ejemplo un padre, una madre de familia que da con alegría da mucho. La alegría es el signo distintivo de una persona generosa y mortificada que, olvidándose de todas las cosas y hasta de sí misma, busca complacer a los demás y hacerlos crecer porque enseña a ser generosa y llena de esperanza. En las personas maduras, frecuentemente la alegría es un manto que esconde una vida de sacrificio, de donación a los hijos, a los demás y que se hace con generosidad.

«Que habite la alegría en Ustedes», dice Jesús. Para darnos esa alegría se hizo hombre Jesús. Cuando a María se le anunció que sería Madre de Jesús, cantó el primer canto de alegría y dijo: «Se alegra mi espíritu en Dios mi salvador». En Belén, todos estaban llenos de alegría: los pastores, los ángeles, los reyes magos, José y María. La alegría era también el signo característico de los primeros cristianos. Durante la persecución, se buscaba a los que tenían esta alegría radiante en el rostro. A partir de esta particular alegría veían quiénes eran los cristianos y así los perseguían.

P. Salvador Murguía sdb

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s