Es mi hermana

Hermana

Todos nacimos en una familia, y ¡nacimos familia !, con la belleza y también con las limitaciones propias de toda familia, pero en definitiva en el seno de una familia. La familia es esa realidad humana muy concreta donde se aprende el arte de la Vida y del Amor. Y sabemos muy bien, que está compuesta de rostros, de personas que aman, hablan, comparten y se sacrifican por los demás, defendiéndose y defendiendo la vida propia y la de los suyos a toda costa. Y cada uno de nosotros se va haciendo persona cuando vive y crece en el seno familiar, con los padres y hermanos y respirando el calor de un hogar.

Es en la familia, en el hogar donde se recibimos el nombre pero también la dignidad, donde se experimentan todos los afectos; donde se percibe se disfruta y se saborea la intimidad; donde se aprende a pedir permiso, donde se nos enseña a pedir perdón y también a dar las gracias y ser agradecidos.

La familia pasa a ser la “primera y más fundamental escuela” para los niños, es el grupo de pertenencia imprescindible para los jóvenes y el mejor asilo para los ancianos y no digamos el mejor hospital para quien se enferma y el mejor restaurante para todos, porque todo parte y está hecho con “amor” dirigido al corazón de la persona.

“Qué enfado!” “Yo que Tú, no iría al aeropuerto”, le dije en una ocasión a una muchachita adolescente provocándola porque sabía que le costaba mucho levantarse temprano; cuando me platicó el papá que iba a ir por su hija más grande que regresaba de Europa en donde había pasado dos años estudiando. Y esta hija, más pequeña acompañaría al Papá a recibirla al aeropuerto a las tres de la madrugada. ¿Porqué te levantas temprano? ¿porqué vas? ¿No te gustaría seguir dormida? Insistí Yo en hacerla reaccionar mientras los papás reían. Y se quedó seria viéndome y me respondió: ¡porque es mi hermana y la espero con mucho gusto!

La Iglesia nos dice pensamientos hermosos sobre la Familia cuando señala que la familia es la expresión viva, aquí en la tierra, de un gran signo-sacramento de Dios que es Padre, Hijo y Espíritu Santo y que son una Comunión de Amor.

P. Salvador Murguía sdb

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s