Mirar profundamente

MirarProfundamente
Dicen que los ojos son la ventana del alma y es verdad; una madre, un padre o un educador cuando quieren tocar el interior de la persona y llegar a lo más hondo de la niña o del niño, le piden que mire a los ojos y que no evada la mirada. Y en la vida ordinaria muchas son las barreras que ponemos para mirar a fondo y realmente a las personas y vemos exterioridades importantes también pero no llegamos a tocar sus corazones.

Cuando vemos a alguien de otro color, de otra raza, con otras creencias religiosas, otra lengua, con mucha probabilidad creamos una idea de su personalidad.

Las etiquetas que ponemos y nos dejamos poner son muchas; sin embargo, si miramos más allá de ellas podemos descubrir que quien está delante de nosotros es una persona como nosotros, con sus ideales, sueños, miedos y alegrías. Una persona con la que compartimos el mundo y que forma parte de la llamada existencia humana.

Quizá si nos atreviéramos a mirar más allá de las fronteras que solemos ponernos, encontraríamos sus grandes riquezas y podríamos derribar los muros de la intolerancia.

¡Mirémonos a los ojos derribando las fronteras!

P. Salvador Murguía sdb

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s