Acortando las distancias

galerie_72_Familie_Rad

Recordar a las personas es estar en comunicación y compartir cosas de la vida y querer que el otro, con el cual te comunicas, sepa lo que haces, las experiencias que vives y que llenan tu corazón de alegría; tanta alegría que quisieras compartirla con ella, con esa persona. Así hace quien vive intensamente y con sentido cada momento de su vida y quien se siente relacionado con otra persona; lo aprenden a hacer las mamás cuando están lejos sus queridos hijos, o los abuelitos con los nietos; lo hacen los jóvenes y las personas cuando envían fotos, cuando se comunican por celular, por todos los medios de comunicación y dicen lo que comen, lo que ven y lo que viven… Cuando se ama a las personas, las distancias se acortan o no existen.

¿Porqué no hacerlo con Dios también? Muchas personas lo han hecho, otras muchas lo hacen en forma ordinaria y muchas lo harán, sólo porque están agradecidos con Dios o, es mejor decir “enamorados de Él”.

Te presento una oración que acortó la distancia entre la Madre Teresa y Aquel a quien ella amaba por encima de todo y que le abría el corazón a todos.

Señor, cuando tenga hambre, dame alguien que tenga necesidad de alimento.
Cuando tenga sed, dame alguien que tenga necesidad de bebida.
Cuando sienta frío, mándame alguien para que lo caliente.
Cuando tenga un disgusto, ofréceme alguien para que lo consuele.
Cuando mi cruz se vuelva pesada, hazme compartir la cruz de otro.
Cuando me sienta pobre, condúceme hasta alguien que esté necesitado.
Cuando tenga tiempo, dame alguien a quien pueda ayudar unos momentos.
Cuando me sienta humillado, haz que tenga alguien a quien alabar.
Cuando esté desanimado, dame alguien a quien dar ánimos.
Cuando sienta necesidad de la comprensión de otros, mándame alguien que necesite de la mía.
Cuando necesite que se ocupen de mí, mándame alguien de quien tenga que ocuparme.
Cuando pienso solo en mí mismo, atrae mi atención hacia otra persona.
Haznos dignos, Señor, de servir a nuestros hermanos que, en todo el mundo, viven y mueren pobres y hambrientos.

P. Salvador Murguía sdb

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s