Memorias

Memorias

¿Sabes? Aún no lo entiendo del todo. No sé cómo no lo reconocí antes. Pero todo era diferente. Pasé del llanto a la alegría. De la soledad más absoluta al encuentro. De la desesperación al entusiasmo. Mi vida había perdido sentido, y de golpe me encontré llena de energía, y con una meta. Yo estaba llorando, gritando a unos y otros para que me dijeran dónde habían metido su cuerpo. Le creía muerto. No podía recordar sus promesas. Pero entonces dijo mi nombre: “María”. Como lo había dicho tantas veces, en los años anteriores, en los caminos. Y supe que era Él. Supe que era quien conocía mis heridas, y las curaba. Quien comprendía mis fracasos, pero seguía creyendo en mí. Quien sabía de mi historia, y esperaba tanto de ella. Quise aferrarme a él, pero me dijo: “Suéltame”. Y comprendí que desde ese momento estaría de un modo distinto. Él ya estaba, de otro modo, en Dios. Y yo, en este mundo, me sentí llena de vida, con una misión.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s