Carencia afectiva

Carencias

El afecto tiene mucha importancia en el desarrollo durante la infancia. El afecto, cuidados, mimos, protección proporcionan el ambiente ideal y las sensaciones apropiadas para que el desarrollo se produzca de una manera natural y sana. La carencia afectiva es aquella situación en la que el niño o la niña no reciben afecto, es privado de atención, lo que tiene importantes repercusiones negativas en su desarrollo.

El papel del afecto en el desarrollo

El afecto es fundamental para el desarrollo del niño y de la niña.

La teoría del apego de Bowlby señala que durante los primeros meses y años de vida se crea un vínculo especial con una o varias personas cercanas, éstas son las denominadas figuras de apego. La importancia de las figuras de apego radica en la necesidad del niño/a de estas personas para cubrir sus necesidades básicas que garanticen su supervivencia. Es decir, el niño/a nace indefenso y necesita que otros cubran sus necesidades, alimentación, cuidados, protección, afecto, etc. Poco a poco el afecto cobra más importancia, a medida que el niño o la niña puede satisfacer más o menos sus otras necesidades, la necesidad de afecto hace que las figuras de apego se tornen cruciales.

El afecto tiene un papel primordial en el desarrollo, veamos porque:

  • Proporciona una seguridad y confianza imprescindibles para que pueda llevarse a cabo el desarrollo en las demás facetas.
  • La emoción acompaña el aprendizaje y por tanto toda emoción positiva es buena para el desarrollo.
  • El niño o la niña que recibe afectos, se siente amado, lo cual es fundamental para su desarrollo físico y psíquico.

La carencia afectiva

La carencia afectiva hace referencia a aquella situación en la que el niño o la niña es privado de afectos lo cual tiene importantes repercusiones en su desarrollo.

Para que un niño o niña crezca sano no es suficiente con alimentarle, es imprescindible que el niño o niña se sienta amado. El ser humano necesita de los afectos, del calor del amor de sus personas cercanas para completar su maduración y desarrollo de un modo adecuado.

Consecuencias de la carencia afectiva

La ausencia de afecto en los primeros años de la vida provoca en los niños y niñas que lo sufren un estado psicológico de avidez afectiva y el desarrollo de un miedo a la pérdida o al abandono. Necesitan sentir el afecto y ello les arrastra a permanecer en un estado de búsqueda afectiva, de necesidad de cariño, de aceptación,  que se manifiesta en actitudes de dependencia, de buscar constantemente el afecto del otro, ya que esto es lo que les hace sentir seguros.

Cuando se produce la carencia afectiva

La carencia afectiva puede aparecer en cualquier edad, pero su presencia en la infancia tiene graves consecuencias y acompañara en relaciones futuras. La carencia afectiva aparece cuando el niño o niña es privado del afecto de las figuras de apego, o al menos lo ha sentido así. La carencia afectica aparece, por lo tanto, cuando el niño o la niña lo percibe así, lo siente así, es por ello que debemos prestar mucha atención a cómo se siente el niño o l niña con los afectos recibidos.

Síndrome de la carencia afectiva

El síndrome de la carencia afectiva aparece cuando se da esta situación de privación de afecto en los primeros años de vida. La ausencia de afecto puede dar lugar a lo que se conoce como síndrome de carencia afectiva, esto es el establecimiento de unos patrones que definen el modo de relacionarse desde este momento hasta su vida adulta.

El síndrome de carencia afectiva, condena a las personas que lo padecen a la búsqueda constante de afecto, a la dependencia y el anhelo por cubrir unos afectos que nunca llegan a cubrirse del todo, ya que la carencia es anterior al momento actual.

El síndrome de carencia afectiva se manifiesta en inseguridad en el afecto recibido por otras personas, en desconfianza y búsqueda.

Señales de alerta ante la carencia afectiva

Aunque queramos a nuestros niños y niñas, y les proporcionemos cuidados y afectos, no siempre es posible prestar toda la atención que necesitan. Cada niño o niña es diferente y cada uno se sentirá a su manera con los afectos recibidos. En lo que se refiere a carencia afectiva, está viene determinada por calidad de los afectos y por como el niño o la niña se siente. Es decir, aunque pensemos que le estamos dando cariño y, realmente se lo estemos dando, puede que el niño o la niña no lo esté interpretando así y de este modo este desarrollando una carencia afectiva.

Algunos signos de la carencia afectiva son:

  • Respuestas agresivas.
  • Desconfianza hacia las personas de manera generalizada.
  • Problemas en el desarrollo: lenguaje, habilidades sociales, etc.
  • Trastornos del estado de ánimo: ansiedad, depresión,…
  • Dificultad para expresas emociones.
  • Dificultades para gestionar sus estados emocionales.

Qué podemos hacer cuando observemos las señales de alerta

  • Consulta con un especialista.
  • Habla con el niño o la niña, indaga en cómo se siente con el afecto recibido.
  • Ten en cuenta que es más importante calidad del afecto que cantidad. Es decir, no por darle más besos se sentirá más querido, se trata de proporcionarle una seguridad. Se trata de que el niño o la niña se dé cuenta de que puede confiar en nuestro afecto, aunque no estemos presentes.
  • No le etiquetes, compares, o amenaces con dejar de quererle.
  • Dile que le quieres.

Celia Rodríguez Ruiz

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s