Han cambiado los tiempos

 

No se necesita ser muy observador para darse cuenta, la grande influencia que va teniendo la tecnología en el desarrollo de la vida y de las relaciones personales; lo habremos percibido más en el tiempo de vacaciones, pues es en este tiempo cuando niños y adultos abusamos de los aparatos, y padres y adultos permitimos de algún modo, dejando de lado las bondades de otras actividades que son primordiales en el desarrollo especialmente de los menores.

Hay una infinidad de especialista que estudian y reflexionan sobre la influencia de la tecnología en el desarrollo especialmente de los niños y la necesidad de una educación y formación que se debe dar y acompañar en el uso de estos medios.

Los Salesianos en Alemania, respondiendo a uno de los desafíos a favor de los jóvenes en necesidad a los que nos lanza el Rector Mayor, han abierto un centro de atención para niños y adolescentes con dependencia al uso de la tecnología y que han sido dañados desde pequeños perdiendo espacios de crecimiento y de madurez y dando señales de una “total dependencia” de los medios tecnológicos.

Recordarás con nostalgia cómo eran las épocas pasadas, en las que los niños se recreaban al aire libre, eran activos y creativos a la hora de divertirse:

“Recordar los viejos tiempos en los que éramos niños puede ser útil para intentar comprender los problemas a los que se enfrentan los niños de hoy. Hace solo 20 años, los niños jugaban todo el día al aire libre, montaban en bicicleta, hacían deporte y construían fuertes. Los niños de antes, con su dominio de juegos imaginarios, creaban su propia forma de divertirse, que no necesitaba un equipo costoso ni la supervisión de los padres. Los niños de antes se movían… mucho, y su mundo sensorial era natural y sencillo. Antes, la mesa del comedor era un lugar central en el que las familias se reunían para comer y hablar de cómo había ido el día, y después de cenar se convertía en el sitio en el que se hacían bizcochos, trabajos manuales y deberes (…) Hoy las familias son diferentes. La influencia de la tecnología en una familia del siglo XXI está fracturando su base y causando una desintegración de los valores fundamentales que hace tiempo eran el tejido que las unía.”

Es una realidad que los niños de hoy se divierten de una forma diferente a la de tiempos atrás, y sería ilógico no reconocer o prohibir a los menores hacer parte de esa realidad. No obstante, el “control medido” de los padres para velar por un uso moderado de los aparatos es la clave del asunto, y más en las vacaciones. Al mismo tiempo es necesario que los padres y educadores busquemos crear espacios para el juego, las actividades al aire libre y la diversión familiar.

P. Salvador Murguía sdb

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s