Un corazón agradecido

Agradecer

Existe un sentimiento que construye mucho y es indispensable para la vida de la familia, para las relaciones entre personas y para la educación y formación de personas. Pareciera una cosa sin importancia; sin embargo es la pequeña fibra del amor que pocos son los que la alcanzan a percibir. La llaman “agradecimiento” y tiene un sinónimo bellísimo que es el “reconocimiento”. Don Bosco la llegó a considerar tan importante que inventó una fiesta con este fin y la llamó la Fiesta de la Gratitud.

Se acercaba el tiempo de la estación donde se vienen fuertes vientos y un hombre bastante viejo, hacía hoyos en su jardín.
¿Qué estás haciendo? Le preguntaron.
“Planto árboles de mango” respondió.
¿Crees que vas a alcanzar a probar los mangos que estás plantando?
“No, no viviré bastante tiempo, pero los árboles sí. Durante toda mi vida he pensado que siempre he saboreado y gustado mangos que otros han plantado. Y este es la forma en que Yo demuestro mi agradecimiento”.

Este sentimiento es personal o mejor, se dirige a personas: a Dios, a los Padres, a quienes nos hacen un favor y también los motivos para hacerlo son muy variados: … por la vida que tenemos, por el bien que nos hacen, por lo mucho que nos aman…

Pero sigo creyendo que la gratitud, el agradecimiento más que hacer bien a la persona que hace el favor, nos hace un grande bien a quienes lo expresamos. Un hombre de profunda vida espiritual menciona: “Es propio de un corazón que se siente amado, el ser agradecido”.

P. Salvador Murguía sdb

Anuncios

2 comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s