Hacer experiencia

VivirFamilia

Hemos pasado unas hermosas fiestas por lo que significan y porque nos congregan y reúnen en torno a los seres queridos y porque hemos compartido momentos de comidas, momentos de encuentros y de diálogos de verdadera intimidad familiar y a lo mejor también con amigos muy queridos.
Nos hace tan feliz descubrir con el paso del tiempo, que los momentos vivido así, en la intimidad de nuestra familias y con las personas más queridas y que nos quieren son verdaderas experiencias de encuentro que nos hacen, además de crecer, fomentar la unidad de la familia y encontrarle sentido a lo que hacemos.
Hay una palabra que expresa todo su significado profundo y que aleja de otros sentidos: “hacer experiencia”. Hacer experiencia de familia porque vivimos momentos en que nos encontramos, llegamos a hablar de cosas muy personales y profundas; hacer experiencia de encuentro con otra persona que ha hecho vibrar mi corazón encontrándole sentido a mi vida; experiencia de felicidad al haber hecho feliz a una persona… Cuando descubrimos la persona, el momento o bien las personas que intuimos que le pueden dar sentido a la vida familiar, a la vida personal; entonces las buscamos… Y decimos expresiones tan llenas de sentido: “Te invitamos a comer a nuestra casa”, “Te invito a platicar y nos tomamos un café”, vamos a comer a un restaurante”, “Hagamos fiesta y brindemos”, “Mejor ven, para que nos conozcas y veas cómo somos”. Siempre será un encuentro con “otra persona o entre personas” lo que nos hará crecer.
Vivir los momentos en que entramos en relación con los demás penetrando en el sentido de las cosas y buscando comunicar lo que hay de bondad en el interior de nuestros corazones nos lleva a hacer experiencias y no nada más a tener eventos rutinarios y sin sentido y que acaban aburriéndonos
En la vida de cada uno de nosotros y también en la vida de nuestras familias siempre hay un dia, una hora, en que “alguien”, una persona deja o que ha dejado un recuerdo inolvidable; un encuentro que ha marcado la vida de quien lo vive y que significó un cambio a la propia vida; esa es una experiencia inolvidable que se recordará siempre hasta con los mínimos detalles.
¿No es eso lo mismo que le pasó a los discípulos de Jesús cuando se encontraron con Él? Dice Juan en el Evangelio que los invitó (a Andrés y a Pedro): “Vengan y vean donde vivo…” y continúa diciendo que eran “cerca de las cuatro de la tarde” cuando se encontraron con él y lo siguieron… Y ese momento y el haber decidido seguirle, les cambió la vida.

P. Salvador Murguía sdb

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s