Mes: enero 2016

Dejarnos sorprender por Dios

Misioneros Enviados

Con la intención de “despertar nuestra conciencia, tantas veces aletargada ante el drama de la pobreza, y para entrar todavía más en el corazón del Evangelio, donde los pobres son los privilegiados de la misericordia divina.” El Papa nos invita a “Dejarnos sorprender por Dios” durante este año, experimentando su amor y su perdón somos invitados también a ser: “Misericordiosos como el Padre”.

El Evangelio se hace realidad cada día en lo ordinario de una vida sencilla y se pone en práctica en las obras de misericordia:

Las obras de misericordia materiales: “Dar de comer a los hambrientos, dar de beber a los sedientos, vestir a los desnudos, acoger al extranjero, asistir a los enfermos, visitar a los presos, enterrar a los muertos”.

Y no olvidemos las obras de misericordia espirituales: “aconsejar a los que dudan, enseñar a los ignorantes, advertir a los pecadores, consolar a los afligidos, perdonar las ofensas, soportar pacientemente a las personas molestas, rezar a Dios por los vivos y por los difuntos”.

Aquí se juega la autenticidad de nuestro ser discípulos de Jesús, de nuestra credibilidad como cristianos en medio de nuestro mundo.

P. Salvador Murguía sdb