Educar para pensar

Sonrisas

Desarrollo del pensamiento individual, contra el pensamiento global.

La maneras de pensar son múltiples y muy variadas, no existen mejores o peores formas de pensar, simplemente diferentes formas, todas ellas validas, siempre que se apoyen en argumentos y opiniones razonadas. Las diversas formas de pensar nos enriquecen y nos permiten aprender y ampliar nuestra visión del mundo. En cambio un pensamiento rígido y estático, nos limita y nos hace esclavos de nosotros mismos, de nuestro modo de pensar. Las diversas alternativas en el pensar, son la libertad, son las alas que nos van a permitir volar hacía nuevos destinos. Es fundamental educar a los niños y niñas para que no se encierren en la cárcel de sus pensamientos, para que tengan una mente abierta, educar para la diversidad de pensamientos.

La clave: No educar el pensamiento

Si queremos educar a los niños y niñas en una diversidad de pensamiento tenemos una base de la que partir, ésta no es otra que no educar su pensamiento, o mejor dicho no adoctrinar su pensamiento. Para educarles para pensar, debemos no educar su pensamiento y en cambio, sí educarles para pensar, para tener una mente abierta y no adoctrinada, una mente capaz de pensar y de discurrir en su pensamiento. Una mente que no tema llevarse la contraria a sí misma, que no tema equivocarse y que acepte, respete y reflexione con otros pensamientos diferentes a los propios.

No educar su pensamiento, supone no hacer que su pensamiento piense lo que a través de la educación queremos que piense. En su lugar, educar para pensar y conseguir que sea capaz de decidir por sí mismo lo que quiere pensar.

Educar para que piensen

En el mundo actual, caracterizado por el constante cambio, caracterizado por el contraste de los cambios y por el contraste aún presente en lo estático. En un mundo plural, se hace más que nunca necesario un pensamiento eclíptico, dinámico y capaz de evolucionar, de desarrollarse y avanzar en su desarrollo constante y permanente.

El objetivo ha de ser educar a los niños y niñas, no solo para que piensen, ya que si les decimos lo que tienen que pensar lo pensarán y desarrollarán argumentos para defender sus ideas a capa y espada. Se trata de avanzar un poco más, de dar un salto y educarles para desarrollar su capacidad de pensar, de permitirles así pensar por sí mismo, de permitirles la duda, de hacer posible la reflexión en busca de la solución a la duda y de este modo desarrollar su pensamiento.

Educarles para que piensen es una necesidad en el mundo actual. Educarles para desarrollar su pensamiento individual, significa dotarles de las mejores armas para luchar contra el pensamiento global.

Claves para educarles para que piensen por si mismos

  1. Permíteles que piensen por sí mismos. Para ello no adoctrines su pensamiento. Cuando tenemos una forma de pensar, resulta casi imposible no tratar de transmitirla, por ello es conveniente ofrecerles diferentes modelos, diferentes maneras de pensar.
  2. No juzgues nunca, ni censures sus pensamientos, ni los de otras personas. Partir del respeto a las diferentes maneras de pensar es la base para que piensen por sí mismos. De este modo no temerán, ni se avergonzarán de su manera de pensar.
  3. Deja que tomen la influencia de diferentes personas y modos de pensar.
  4. Fomenta su pensamiento mediante las preguntas. Aun cuando defiendan una idea con todas sus fuerzas, ayúdales a dudar de la idea y a pensar sobre ella.
  5. Ayúdales a dotar de argumentos y de sentido sus pensamientos.

Celia Rodríguez Ruiz

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s