Con humilde actitud ante la vida

Optimismo

La dinámica de la vida te pone ante situaciones como la que ahora te planteo con un ejemplo tal vez hasta divertido, pero que nos hace caer en la cuenta de la necesidad de vivir en esta vida asumiendo la responsabilidad que nos toca, no delegándola a otros y menos ignorándola y más bien siendo concreto y precisos en nuestras acciones y en el lenguaje.
El Papa siempre ha mencionado que los cambios en la sociedad no se dan si no hay verdaderos cambios en el interior de cada persona; por ahí empieza a cambiar el mundo, cuando cada quien asume una postura responsable ante su persona, cuidando su vida y cuidando la vida, ante la naturaleza, ante los demás y delante de Dios. Analicemos la vida de las personas que han logrado transformaciones para bien de la sociedad. “Personas altamente responsables con actitudes profundamente humildes y para nada soberbias”.

Una historia con 4 personajes llamados: Cadauno, Alguien, Cualquiera, Ninguno.
Había que realizar un trabajo importante y Cadauno estaba seguro de que Alguien lo haría.
Cualquiera pudo haberlo hecho, pero Ninguno lo hizo.
Alguien se disgustó por eso, ya que el trabajo era de Cadauno.
Cadauno pensó que Cualquiera podría hacerlo, pero Ninguno se dio cuenta de que Cadauno no lo haría.
En conclusión, Cadauno culpó a Alguien cuando Ninguno hizo lo que Cualquiera podía haber hecho.

P. Salvador Murguía SDB

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s