Retos en la familia

RetosFamilai

Siempre me he preguntado qué familia no pasa por situaciones difíciles ante la cultura actual y su influencia determinante en el nucleo basico de la sociedad; y reflexiono sobre los momentos difícles en la dinámica familiar y la importante y decisiva toma de posisión del roll de los papás ante situacines que condicionan la vida de la familia y de sus personas. La educación de los hijos la formación de sus conciencias, la orientacion moral de sus vidas, la dinámica las relaciones entre todos, la defensa de los valores que fortalece su unidad; la toma de decisiones de cada integrante y la misma oreintación de su vidas su profesión y hasta la toma decisiones en momentos límite. Todo, todo esto puede fortalecer la vida de la familia.

Y ahora con el sínodo de la Familia, me llama la atención cuántas dudas surgen en relación con el matrimonio y la familia. ¡Cuántos cuestionamientos a su modelo tradicional! ¡Cuántos riesgos a su estabilidad y fidelidad!

Hemos corroborado en la vida lo que dice El Papa Francisco, en su Exhortación sobre La Alegría del Evangelio: “La familia atraviesa una crisis cultural profunda, como todas las comunidades y vínculos sociales. En el caso de la familia, la fragilidad de los vínculos se vuelve especialmente grave porque se trata de la célula básica de la sociedad, el lugar donde se aprende a convivir en la diferencia y a pertenecer a otros y donde los padres transmiten la fe a sus hijos. El matrimonio tiende a ser visto como una mera forma de gratificación afectiva que puede constituirse de cualquier manera y modificarse de acuerdo con la sensibilidad de cada uno. Pero el aporte indispensable del matrimonio a la sociedad supera el nivel de la emotividad y el de las necesidades circunstanciales de la pareja.

Olvidamos que en el fondo el matrimonio procede de la profundidad del compromiso asumido por los esposos que aceptan entrar en una unión de vida total’. El individualismo postmoderno y globalizado favorece un estilo de vida que debilita el desarrollo y la estabilidad de los vínculos entre las personas, y que desnaturaliza los vínculos familiares” (Nos. 66-67).

Sacerdotes, educadores y padres especialmente; quienes tenemos responsabilidades pastorales y educativas en la comunidad, hemos de prestar particular atención a estas situaciones que están viviendo las personas y las familias, y que acuden a nosotros en espera de orientación y de apoyo.

No podemos dejarnos llevar por lo primero que se dice; se trata de ser fieles al plan de Dios sobre el matrimonio, pero al mismo tiempo muy sensibles a la realidad y a los sufrimientos de las personas. Tampoco hemos de ser personas legalistas y condenar lo que no concuerdan con nuestro tradicional modo de pensar, más bien, ponernos en el lugar de esas personas y ayudarles como lo haría Jesús; siendo misericordiosos.

P. Salvador Murguía SDB

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s