Saber hacia dónde se camina

caminar

Me impactan las personas que tienen claridad de visión de su vida y que la aprovechan para hacer el bien. Que saben lo que quieren e intuyen hacia donde caminan y saben dar razón de su esperanza. Viven su vida con un sentido profundo de respeto y de ubicación; que no se asustan ni se desaniman, menos se deprimen ante los problemas de la vida y se ponen retos y se vuelven constantes y hasta “tercos” porque saben bien lo que persiguen y reflexionando descubren qué es lo más importante y se van como “locos” (diremos los que los vemos), detrás de ello. Y… el tiempo les da la razón.
Lo digo porque esto ayuda a entender la forma de proceder en la vida que a veces te sientes incapaz. De tantas cosas. De sacar adelante proyectos. De resolver un problema. De superar una prueba. Otras veces también te sucede que tienes que vivir el fracaso. En una relación, en un examen, en un trabajo… y eso te hace dudar. Dudas de tu valía, de tu capacidad, de tu poder. Y te vas sepultando bajo frases de rendición: «es que no puedo»; «si yo no valgo»; «con el talento que tienen otros»; «nunca seré capaz…» Creo, con convicción que ¡Te engañas! Puedes más de lo que piensas. Todos tenemos dentro fuerza (en la debilidad más absoluta). Y capacidades escritas en nuestra entraña. Tenemos talentos que han de dar mucho fruto. Lo importante es no olvidar los motivos, no perder los sueños, no abandonar las metas, aprender a ser constantes y disciplinados en lo que te propones y saber que el dolor y el sufrimiento, junto con los pequeños fracasos, son parte de la vida pero esto mismo ha retado a las grandes personas a vivir llenos de ilusiones y firme de esperanza y saber hacia dónde caminamos. Dios te ha regalado como parte de su grande amor, muchas cualidades que te hacen “único y diferente a los demás”, te hacen ser Persona querida por Él.
Lo mucho que has recibido de Él, lo que eres y la forma en la que vives cada día tu vida llena de ilusiones y esperanza te hacen salir adelante de tantos proyectos que con el tiempo descubrirás que estás en deuda con el buen Dios que te ama tanto.

P. Salvador Murguía SDB

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s