Emociones en educación

emociones

Las emociones forman parte de las personas, somos seres emocionales y no podemos separarnos de nuestras emociones. Las emociones han de estar presentes en la educación. Si nuestro fin es educar personas y potenciar su desarrollo, no podemos hacerlo sin prestar atención a las emociones, a la educación emocional. La educación exige emociones y éstas han de estar presentes en todo el proceso educativo.

Las emociones en la educación

La educación es un proceso cuyo objeto son las personas y cuyos agentes son personas. Es por ello que se enmarca es una interacción y en una relación en la que ambas partes implicadas llevan consigo sus estados emocionales y generan nuevas emociones en la interacción y en el proceso. Las emociones están presentes en el proceso educativo y el proceso educativo a su vez ha de encargarse de las emociones.

Prestar atención a las emociones que intervienen en el proceso educativo y a su vez aprovechar éstas para potenciar la educación y para educar las emociones de nuestros niños y niñas ha de ser una prioridad en todo acto educativo.

¿Cuál es el papel de las emociones en la educación?

La educación es un acto en que intervienen personas y las personas son inseparables de sus emociones. La educación es un proceso que implica transformación y desarrollo, es un proceso íntimo y personal, en el que cada aprendiz es el protagonista. Cada aprendiz va a ir acompañado de sus emociones y éstas van a determinar el proceso educativo.

Las emociones cumplen un papel muy importante en el proceso educativo, en tanto que son las que van a definir en cada momento la predisposición, las ganas, el esfuerzo, y las actitudes de los protagonistas del proceso que son los que aprenden. Veamos el papel de las emociones en el proceso educativo:

  • Las emociones negativas van a contribuir en detrimento del éxito del proceso educativo. De todos es sabido que cuando estamos tristes, enfadados, agobiados, etc… nuestro rendimiento disminuye y nuestro funcionamiento se ve afectado.
  • Las emociones positivas en cambio, generan el estado ideal para el éxito de los procesos educativos. La alegría, el sentirse cómodo y confiado, el creer en uno mismo, el disfrutar, la sorpresa, etc…contribuyen a aliviar al protagonista que aprende de tensiones y de obstáculos a su desarrollo.

Sabiendo que las emociones forman parte de la educación y de los procesos educativos y conociendo el importante papel que éstas desempeñan para el éxito o fracaso de estos procesos es nuestra labor prestar atención a las emociones en la educación de  nuestros niños y niñas.

Educar con emoción.

Las emociones están presentes en la educación, por lo tanto, educar con emoción ha de ser nuestra máxima, nuestro principio de base, sobre el que se sustenten los demás principios educativos.  Veamos algunos trucos para educar con emoción.

Trucos para educar con emoción

  • Presta atención al estado emocional de los niños y niñas. Antes de educar, educamos sus emociones y las nuestras, respondiendo con empatía a sus diferentes estados.
  • Presta atención a tu estado emocional, identificar, manejar y controlar nuestras emociones es fundamental.
  • Llena los procesos educativos de emociones positivas que potencien el proceso educativo.
  • Deja libre el proceso educativo de emociones negativas que contribuyen a su detrimento.

Celia Rodríguez Ruiz

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s