Niños prepotentes…

4e4c2527b937957a6700005c_bully.13

Los niños y niñas prepotentes actúan como si fueran superiores a los demás, así se piensan y así se sienten. Es por ello que suelen imponerse su voluntad, para conseguir lo que quieren. No les importa dañar a los demás, suelen actuar con arrogancia y apenas muestran empatía. Parece que solo pudieran pensar en sí mismos.

El niño prepotente, puede parecer fuerte y capaz de desenvolverse perfectamente. Sin embargo, estos niños tienen dificultades en la interacción con los demás y consigo mismos. Les costara tolerar la frustración y asumir sus errores con responsabilidad para aprender de ellos.

La prepotencia no es garantía de éxito, y al pensarse superior a los demás, no asumirán bien la ausencia de éxito. El niño prepotente, puede y suele ver mermado su bienestar.

¿Por qué algunos niños son prepotentes?

El niño prepotente se crea, no nace prepotente. La prepotencia es una excesiva valoración de sí mismo, una elevada superioridad. Entre las causas de la prepotencia podemos señalar dos:

  • La principal causa de la prepotencia es la falta de atención y cariño. Cuando el niño no se siente reconocido y al mismo tiempo tiene todo lo que quiere aparece la prepotencia. Suelen ser niños de familias acomodadas, que no perciben toda la atención que necesitarían. En estos casos, el niño compensa el no sentirse reconocido con un elevado autoreconocimiento, excesivo. Y se hacen poco vulnerables a la falta de reconocimiento de los demás. La prepotencia es la defensa que desarrollan los niños pequeños a la herida que les causa la falta de cariño.
  • La otra causa principal de los niños prepotentes es una educación basada en la competitividad, falta de humildad y ausencia de educación emocional. Si no enseñamos al niño a ser humilde, a ser empático y respetar los sentimientos ajenos, el niño crecerá prepotente y arrogante.

Trucos para prevenir la prepotencia en los niños

  • Educa al niño en valores y principios humanos. Enséñale que todas las personas son iguales y que no tiene más valor que nadie.
  • Trata de desarrollar una sana autoestima, pero no una excesiva valoración. Ten en cuenta que una sana autoestima es primordial para su desarrollo sano y bienestar. Sin embargo, cuando la valoración es excesiva y se une a un desprecio hacia los demás es perjudicial.
  • Enseña al niño que todos nos equivocamos. El error es natural, y es bueno para aprender.
  • No le incites a competir. Edúcale para que entienda que no es necesario ser mejor que nadie.
  • Desarrolla su empatía. La capacidad de ponerse en el lugar del otro es muy importante.
  • Desarrolla su autoconcepto y su autoaceptación, no tiene que demostrar que es mejor que nadie.
  • Enséñale a reírse con los demás y no de los demás. 
  • Dale cariño y préstale atención. Atiende sus necesidades emocionales.
  • No le alabes solo por sus éxitos o por su propia imagen. Aprenderán a hacer lo mismo. Elógiale por lo que es y por como es.
  • Edúcale en la humildad y muéstrale que se puede aprender muchas cosas de los demás.
  • Enséñale cosas como pedir ayuda, colaborar, contar con los demás, ayudar, etc. 
  • Educa con tu ejemplo.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s