Carta a los jóvenes de 4to y 5to

DBConfiesa

A los alumnos de 4º y 5º gimnasial del colegio de Borgo S. Martino

Turín, 17 junio 1879

 

Mis amados hijos:

 

Antes de ahora habría deseado responder a algunas cartitas que me habéis escrito vuestro querido profesor y algunos de vosotros. Pero como no puedo hacerlo uno a uno, escribo una carta para todos, reservándome hablar con cada uno en privado para la fiesta próxima de S. Luis.

Tened, pues, presente que en este mundo los hombres tienen que caminar por la senda del Cielo en uno de los dos estados: eclesiástico o secular. Para el estado secular cada uno debe elegir aquellos estudios, aquellos empleos, aquellas profesiones, que le permitan el cumplimiento de los deberes del buen cristiano y que agradan a los propios padres. Para el estado eclesiástico se deben seguir las normas establecidas por nuestro divino Salvador: Renunciad a las comodidades, a la gloria del mundo, a los goces de la tierra para entregarse al servicio de Dios, y asegurarse así mejor los goces del cielo que no tendrán fin.

Al hacer esa elección, que cada uno escuche el parecer de de su confesor y, después, sin preocuparse de los Superiores, ni de los inferiores, ni de los padres ni de los amigos, decida lo que le facilite el camino de la salvación y le consuele en el momento de la muerte. El joven que entra en el estado eclesiástico se deben seguir las normas establecidas con esta intención tiene la certeza moral de que hace un gran bien a su alma y alarma del prójimo.

En el estado eclesiástico, además, hay otras ramificaciones que deben partir todas del mismo punto y tender al mismo centro, que es Dios. Sacerdote secular, sacerdote religioso, sacerdote en las misiones extranjeras son los tres campos en los que los obreros del Evangelio están llamados para trabajar y promover la gloria de Dios. Cada uno puede escoger lo que prefiera y esté más de acuerdo con sus fuerzas físicas y morales, después de pedir consejo a una persona piadosa, docta y prudente.

Aquí debería resolveros muchas dificultades que se refiere al mundo, el cual desearía que toda la juventud estuviese a su servicio, mientras que Dios la querría a toda para él. Procuraré, no obstante, responder de palabra, o mejor explicar las dificultades a cada uno de las que se le pueden presentar al tomar alguna de estas importantes decisiones.

La base de una vida feliz para un joven es la comunión frecuente y leer todos los sábados la oración a María Santísima para elegir estado, como se encuentra en el Giovane Provveduto.

Que la gracia de N.S.J.C. esté siempre con todos vosotros y os conceda el precioso don de la perseverancia en el bien. Os encomendaré todos los días al Señor y, vosotros, pedid también por mí que seré   en J.C.vuestro.

 

Afmo.amigo,

Sac. Gio Bosco

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s