Mes: enero 2015

El buen educador

Porque educar no es una tarea sencilla pero tampoco es tan complicada. Una reflexión acerca de lo que el buen educador hace, de aquellas actitudes y acciones que le definen es esencial para dedicarnos a la difícil  y fascinante labor de educar.

El buen educador debe ser aquel que abogue por lograr el bienestar y el desarrollo integral y global de aquellos a los que educa. El buen educador es un guía en tanto que más que enseñar, muestra el camino al aprendiente para que aprenda a aprender. Consiguiendo de esta forma que aquel que educa sea el responsable activo de su proceso y encamine así sus pasos al fin último de la educación.

ser-un-buen-profesor

El Buen educador

El educador es un artista, un artista muy especial que no tiene obra. El educador muestra al educando como esculpirse, le guía para que se forme. Eso es ser un buen educador, aquel que sabe impulsar el desarrollo activo de los niños y niñas

Y ¿cuáles son las características del buen educador para impulsar este desarrollo y papel activo.

  • El buen educador conoce a quien ha de educar. Sabe cómo es, sabe quién es, conoce sus intereses y sus preocupaciones.
  • El buen educador con solo una mirada reconoce el estado de ánimo del niño/a.
  • El buen educador escucha de manera activa a sus pequeños, de este modo atiende a la parte emocional del mensaje por encima de las palabras.
  • El buen educador respeta los ritmos de aprendizaje del que aprende.
  • El buen educador sonríe con mucha frecuencia y comprende a sus niños y niñas.
  • El buen educador es consciente de que el único responsable del aprendizaje es el que aprende.
  • El buen educador sabe motivar porque sabe cómo son sus niños y niñas.
  • El buen educador acompaña el desarrollo pero no toma el control del mismo.
  • El buen educador dialoga y no reprime. Explica y no obliga.
  • El buen educador ayuda a razonar y no castiga.
  • El buen educador es afectuoso.
  • El buen educador EDUCA.
Anuncios