Responsabilidad desde pequeños

mochila

La responsabilidad es un valor, que como tal dirige la acción y se manifiesta en un modo de actuar que permite la reflexión, administración, orientación y valoración de las consecuencias de sus actos. La responsabilidad es imprescindible para ejercer una autonomía plena que caracteriza a una personalidad madura.

Es fundamental educar a los niños y niñas para la responsabilidad. Hacerles responsables de sus cosas es ayudarles a crecer sanos, maduros, fomentar su autonomía, y apostar por su felicidad y bienestar futuro. Una persona responsable, es capaz de organizarse para cumplir sus metas, es capaz de comprender las consecuencias de sus actos y con ello orientar su acción a la consecución de sus objetivos personales y lograr con ello su felicidad y bienestar.

Responsables con el material escolar

Cuando empieza el curso escolar, son muchos los materiales que los niños y niñas necesitan (libros, cuadernos, bolígrafos, estuche, sacapuntas, pegamento, agenda, etc.). Dotarles de este material supone un gasto para las familias que los niños y niñas no siempre perciben. Mantener en condiciones y cuidar el material se convierte en un reto para los niños y niñas, ya que no siempre valoran las cosas que tienen y una preocupación para las familias. Es importante que los pequeños se hagan responsables de sus cosas y aprendan a cuidarlas, que comprendan que el material que tienen puede suponer un esfuerzo para sus familias y que no viene de la nada, por lo tanto cuidarlo es una obligación y es cosa suya.

Son muchas las ocasiones en las que no les dejamos ser responsables, es cierto que muchas veces necesitan un adulto para organizarse pero es importante que vayan asumiendo responsabilidades poco a poco y que confiemos en sus capacidades para ocuparse ellos solos.

Los niños/as pueden y deben ser responsables

Es un error pensar que los niños y niñas no son responsables ni pueden serlo. Debemos enseñarles para que crezcan desarrollando un criterio y con capacidad para afrontar sus obligaciones y lograr sus metas. Ayudarles a crecer sanos, maduros, fomentar su autonomía, y apostar por su felicidad y bienestar futuro. Una persona responsable, es capaz de organizarse para cumplir sus metas, es capaz de comprender las consecuencias de sus actos y con ello orientar su acción a la consecución de sus objetivos personales y lograr con ello su felicidad y bienestar.

 

Los niños y niñas pueden ser responsables, pero debemos dejarles y enseñarles que sus actos tienen consecuencias. Si estropean o pierden un material escolar y se lo damos de nuevo, no aprenden a ser responsables. Es importante que asuman que si algo se estropea, hay que comprar otro o nos quedamos con lo estropeado.

Consejos para ayudarles a ser responsables con su material

  1. Enséñales que el material que llevan a clase cuesta dinero, para ello, ve con ellos a comprarlo.
  2. No les compres todo nuevo. Si pueden aprovechar algo del curso anterior, porque no esta estropeado, debemos utilizarlo. De este modo aprenden que las cosas tienen su función y que no se trata de comprar por comprar.
  3. Si pierden o estropean algún material, no te limites a reñirles y comprarles de nuevo aquello que han estropeado o perdido. Evita las riñas y en su lugar haz que se involucren, para ello puedes hacer que reparen ellos lo estropeado (siempre con tu ayuda), o que para comprarlo usemos dinero de su paga, o que se lo ganen ayudándonos en otras labores. Explícales el porque e involúcrales.
  4. En lugar de estar siempre pendientes de si cuidan o no el material, debemos darles a ellos esa responsabilidad de manera adecuada a su edad y dedicarnos a supervisar de vez en cuando.
  5. Ayúdales a ser responsables, para ello proporcionales sitios adecuados para guardar el material y organizarlo. Enséñales alguna rutina, como cada noche preparar lo que necesitan el día siguiente, revisar si llevan todo el material antes de salir de clase, etc.
  6. Deja que sean ellos los que se ocupen de sus cosas, no les prepares tú el material o la ropa, deja que lo hagan ellos.
  7. Deja que se equivoquen, y habla con ellos de lo que ha pasado y de cómo evitarlo la próxima vez, de este modo aprenderán de sus equivocaciones.
  8. Apórtale seguridad en si mismo, dejándole que se ocupe solo de hacer determinadas tareas.
  9. Aplica una disciplina positiva, es bueno que los niños y niñas aprendan que hay determinadas normas que deben seguir por el bien de todos, de este modo aprenden a ser responsables.
  10. No le sobreprotejas. Encuentra el equilibrio, es bueno que ellos mismos se enfrenten a sus responsabilidades, debemos dejarles solos, pero vigilar el proceso.

 

Celia Rodríguez Ruiz

Psicóloga y Pedagoga

@Celia_RodrigRu

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s