Mes: septiembre 2014

Educa a tus hijos con un poco de hambre y un poco de frío

 

 

padrehijounpocodefrio

 

 

Hoy nos preocupamos por llenar de cosas materiales a nuestros hijos y olvidamos por completo sus necesidades morales y espirituales

El amor que les tenemos a nuestros hijos nos lleva muchas veces a cegarnos y a olvidar lo que los hará felices a la larga. Es muy común en estos tiempos que los padres de familia, sobre todo los de ciertos recursos económicos, les construyamos un mundo irreal, sacado de un cuento de Walt Disney, aislándolos así de la realidad.

Cuando tarde que temprano el cuento termina, nuestros hijos se enfrentan a un mundo que desconocen, que no comprenden, lleno de trampas y callejones sin salida que no saben sortear, y las consecuencias son peores a las que quisimos evitar.

Consecuencias en los hijos

Hijos tiranos, pequeños monstruos insoportables y prepotentes que sufrirán y harán sufrir a sus semejantes porque desde pequeños se han salido con la suya. Muchachitos que creen que sentir frío o calor es cuestión de aire acondicionado, que el cansancio que han sentido se limita a caminar unas cuantas cuadras porque no hallaron estacionamiento frente a la discoteca, jovencitos que piensan que el trabajo de los padres es firmar cheques para que ellos tengan todo lo que se les antoja.

  • ¿Qué posibilidades tienen nuestros hijos de convertirse en hombres y mujeres de bien si los papás les damos todo y no les educamos la voluntad?
  • ¿Qué hijos estamos formando si con nuestra actitud les mostramos que el dinero es lo más importante en la vida?

Confucio decía: “Educa a tus hijos con un poco de hambre y un poco de frío”.

El Libro de los Proverbios señala: “Corrige a tus hijos”. Cuánto bien hacen los padres a los hijos cuando ponen esa máxima tan sencilla en práctica. Y cuánto daño les hacen al ponerles todo en bandeja de plata.

Hay muchas realidades que como padres quisiéramos desaparecer; el sufrimiento de los hijos, el exceso de sudor, de esfuerzo, y las carencias económicas. Sin embargo, quizás esas realidades no los hagan felices de momento, pero a la larga puedan forjarlos como hombres y mujeres de bien.

Ojalá que más padres de familia tengan la inquietud de enterarse por dónde andan sus hijos. Que no les vaya a pasar que cuando tengan tiempo deban decir: “Estaba demasiado ocupado y no me di cuenta”.

“Encárgate hoy de lo posible, que Dios se encargará por ti de lo imposible”

Cuando Dios puso en tus brazos ése pequeño ser, te lo dio Limpio, Sano, Puro, te dio un Maravilloso Material para que tú elaboraras una Extraordinaria Obra de Arte, ¿qué has hecho con ése pequeño ser? ¿En qué lo has convertido?, ¿qué cuentas le vas a entregar al Creador de la misión que te encomendó, de formar un ser humano de bien?

Dios te Reprende la falta de atención y la negligencia. Haz un examen de conciencia y reconoce tus errores y enmiéndalos, reconoce tus carencias y prepárate, busca tu dignidad y recupérala. Hoy nos preocupamos por llenar de cosas materiales a nuestros hijos y olvidamos por completo sus necesidades morales y espirituales, también el alma necesita de alimento.

Enséñale a conocer y a practicar la generosidad, hay muchas cosas que dar: una sonrisa, una flor, amistad, amor, compañía, una palabra amable, una oración.

Resolver problemas matemáticos

matemáticas

Los problemas de matemáticas son un gran reto para los pequeños de la casa. Es habitual que al hacer sus tareas escolares, no presenten dificultades en otras áreas, pero a la hora de enfrentarse a los problemas la cosa cambia.

Los niños y niñas saben leer y escribir, saben hacer operaciones matemáticas y los cálculos adecuados a su edad, curso y nivel de desarrollo, pero entonces ¿cuál es la dificultad?, ¿Por qué no entienden los problemas? ¿Por qué no son capaces de resolverlos?

 

Resolver Problemas de Matemáticas

 Los problemas de matemáticas se convierten en uno de los grandes desafíos para los niños y niñas. A pesar de conocer los cálculos y las operaciones matemáticas adecuadas para su edad y nivel de desarrollo, a pesar de saber leer y escribir, muestran importantes dificultades para resolver problemas.

Resolver problemas de matemáticas implica no solo saber leer y escribir, sino también tener un dominio de estos procesos que les permita comprender el enunciado del problema. Para la comprensión del enunciado es por lo tanto fundamental dominar habilidades de comprensión lectora.

Por otro lado, aún dominando esa habilidad las dificultades pueden continuar, ¿a qué son debidas éstas entonces? La comprensión de los enunciados requiere un nivel de comprensión más amplio, un nivel de comprensión en la esfera de lo abstracto que implica ser capaces de imaginar la situación, de interpretar datos y hacer hipótesis.

Por lo tanto es necesario prestar atención a estos aspectos y ayudarles a desarrollar su capacidad de comprensión, estimulando su desarrollo cognitivo con este fin.

10 Claves para enseñarles a resolver problemas de matemáticas

  1. Antes de comenzar a resolver, pedimos al niño/a que lea bien el problema, comprendiendo bien los datos. Para ello que lo lea tantas veces como sea necesario.
  2. Pídele que resuma el problema con sus propias palabras y que te lo cuente. De este modo favorecemos su comprensión, si tiene que verbalizar lo que cuenta, estará reflexionando sobre el contenido.
  3. Anímale a que dibuje el contenido del problema, de este modo le ayudamos a hacer la representación en su mente de la información del problema, le ayudamos a imaginar y a emplear el razonamiento abstracto. El dibujo es un modo de hacer concreto lo abstracto. Así por ejemplo si en el problema le hablan de manzanas que se reparten en cuatro cestos, dibujar las manzanas y los cestos le ayuda a hacerse una imagen real de la información.
  4. Puedes emplear además de los dibujos, objetos que tengas en casa, para hacer concretos los datos. Por ejemplo si te dicen tengo 5 y me quitan dos, emplea lápices y se lo haces ver.
  5. Cuando los datos sean cantidades grandes, ayúdales a razonar con los mismos datos pero empleando cantidades pequeñas. Por ejemplo si el problema dice tengo 256 lápices y le doy 59 a mi hermano y luego pierdo 90 ¿Cuántos lápices me quedan?, cámbialo a algo así: tengo 10 lápices le doy 3 a mi hermano y pierdo 5.
  6. Hazle que anote los datos, es importante anotar y tener clara la información que nos aporta el enunciado.
  7. Uno de los puntos más importantes, una vez que ya han entendido la información e identificado los datos, es identificar la incógnita del problema. Es decir, que nos pide el problema, saber dónde queremos llegar, que queremos conseguir. Una técnica para ello, es pedirle que nos lo cuente con sus palabras, pregúntale ¿qué dato nos pide averiguar el problema?
  8. Después de saber el dato que tienen que averiguar y conocer la información de la que se dispone para ello, ahora viene uno de los puntos más difíciles ¿cómo lo averiguo? En este punto es normal que los niños y niñas prueben al azar las diferentes operaciones. Esto ocurre porqué entienden todo, pero les cuesta relacionar las operaciones con su significado, saben sumar, restar, multiplicar y dividir, pero no comprenden que sumar es añadir o juntar, que restar en quitar, multiplicar sumar la misma cantidad y dividir repartir la cantidad en partes. Para ello un buen consejo es hacerles anotar esto:
    • Sumar está relacionado con añadir, agregar, juntar o reunir elementos.
    • Restar es separar o quitar cantidades o elementos, así comprobar la diferencia entre dos cantidades.
    • Multiplicar es sumar un mismo número varias veces.
    • Dividir es repartir un número en partes iguales.
    • Si tienen claro que es lo que equivale a cada operación es más fácil para ellos abstraer y saber qué operación aplicar. Por ello es fundamental acompañar el aprendizaje del cálculo, de dibujos o enunciados que les ayuden a comprender el sentido de las operaciones que realizan.
  9. Una vez efectuado el problema enséñales a repasar las operaciones y corregir los fallos.
  10. Cuando se equivoquen al razonar, no les des la solución ayúdales a pensar y razonar. Pídeles que lean de nuevo, que identifiquen de nuevo los datos y lo que les piden, y que averigüen la operación más adecuada.

 

Celia Rodríguez Ruiz

Psicóloga y Pedagoga

@Celia_RodrigRu