Mes: julio 2014

Vacaciones en Familia

familiafeliz

 

Las vacaciones son un momento ideal para el descanso, la relajación y el desarrollo personal. El tiempo del que disponemos nos permite dedicarnos a aquello que nos gusta y disfrutar de cada día.

El día a día habitual nos llena de obligaciones, prisas e incluso estrés, esto hace que en ocasiones nuestro tiempo de calidad con la familia y la pareja se vea deteriorado. Son muchas las ocasiones en las que apenas disponemos de tiempo y este poco tiempo se halla afectado por nuestras preocupaciones diarias.

Las vacaciones nos proporcionan la oportunidad ideal para disfrutar de la familia y de la pareja. Para hacer cosas en común y estrechar los lazos afectivos.

Es fundamental buscar y procurar tiempo de calidad conjunto. El ritmo de vida actual y las obligaciones diarias hacen que esto no siempre sea fácil, pero por suerte tenemos las vacaciones o periodo de ocio que podemos disfrutar con nuestros seres queridos y convertir su compañía en nuestra mayor afición.

Los beneficios de disfrutar el tiempo de ocio en familia son múltiples y muy productivos para mejorar el clima de la familia y estrechar los lazos afectivos:

  • Nos conocemos mejor y estrechamos los vínculos.
  • Disfrutamos juntos y mejoramos la relación y el clima familiar.
  • Creamos momentos inolvidables que nos relajan a todos y mejora el bienestar individual, de la pareja y de la familia.
  • Nos sentimos queridos y aceptados, mejora la autoestima.
  • Dedicamos tiempo al dialogo y a hacer a aquellas cosas que nos gustan a todos.
  • Hacer actividades placenteras juntos, nos hace sentir bien y nos une.

Aprender a aprender

participar

 

El aprendizaje es un proceso que se desarrolla de modo natural en el ser humano. Las personas nacemos con una gran capacidad para aprender, debido a la plasticidad neuronal de nuestro cerebro.

Todas las personas nacemos por lo tanto con la capacidad de aprender, pero ocurre que en determinadas ocasiones aparecen problemas en los estudios, parece que el aprendizaje no se produce de manera efectiva. Los niños y niñas que tienen dificultades para obtener los resultados deseados en su rendimiento académico, se ven inmersos en una problemática que afecta a su persona en diferentes ámbitos, repercute en las familias y condiciona su bienestar presente y futuro. Es imprescindible prestar atención a los procesos de aprendizaje de los pequeños y procurar fomentar su desarrollo, la capacidad de aprender a aprender es clave para superar las dificultades académicas y obtener un buen rendimiento.

El Proceso de Aprendizaje

El aprendizaje es un proceso único y personal. Cada individuo es el protagonista activo de este proceso, ya que en la mente de cada uno es donde se producen las conexiones responsables de la creación del aprendizaje.

Aprender implica poner en marcha funciones cognitivas especificas con el objetivo de crear nuevas conexiones neurales que hagan posible la asimilación y adquisición de nuevos contenidos: conceptos (saber) y competencias (saber hacer).

Cada proceso de aprendizaje es específico y único, de cada persona y de cada contenido, contexto y situación. Es fundamental por lo tanto procurar desarrollar en cada niño y niña su propio proceso de aprendizaje, aquel ajustado a sus características personales, aquel que les permita desarrollarse como seres únicos y excepcionales.

Desarrollar cada proceso de aprendizaje implica:

  • Enseñar a los niños y niñas la habilidad de aprender a aprender.
  • Desarrollar un aprendizaje significativo, donde los contenidos tengan un significado y estén relacionados entre sí.
  • Hacer a los estudiantes responsables de su proceso.
  • Obtener mejores resultados en menos tiempo.
  • Conocerse a uno mismo, para entrenar, elaborar y desarrollar las propias estrategias de aprendizaje, aquellas que mejor se adaptan a cada uno, a la forma de ser y al estilo de aprendizaje.

8 Consejos para desarrollar el proceso de aprendizaje: Capacidad de Aprender a Aprender

El aprendizaje es un proceso, que se puede desarrollar y que se debe desarrollar. Para ello debes basarte en un proceso de reflexión donde el niño/a tome conciencia de su manera de ser y de aprender y desarrolle estrategias que le permitan potenciar su capacidad de aprender a aprender. Es fundamental partir de aquí, ya que hay múltiples maneras de crear aprendizajes, para que el proceso sea exitoso debemos adaptarlo a las forma de aprender de cada persona.

  1. Ayúdale a analizar su manera de aprender, guíale para que reflexione sobre cuál es su estilo de aprendizaje: en que momentos o situaciones le es más fácil o difícil aprender algo, que tipos de contenidos le resultan más sencillos y complicados, etc.
  2. Ayúdale a analizar las estrategias de aprendizaje que conoce y que emplea: esquemas, resúmenes, lectura, dibujos, escuchar, reflexionar la información, aprender en grupo, etc.
  3. Una vez analizados el estilo y las estrategias de aprendizaje, hemos realizado una tarea de auto conocimiento que terminaremos. Reflexionando sobre cuáles son las fortalezas (situaciones y estrategias eficaces) y cuáles son las dificultades. Conocerlas es fundamental para desarrollar el proceso de aprendizaje.
  4. Guíale para que aproveche sus fortalezas y para desarrollar nuevas estrategias que le permitan enfrentarse a las dificultades.
  5. Respeta su forma de ser y sus ritmos. No todas las estrategias serán buenas para todos, y desarrollar la capacidad de aprender a aprender es un proceso que lleva su tiempo. Forzarle y no respetar sus tiempos, solo provocara una tensión innecesaria y tal vez lograremos que memorice algo, pero no estaremos dando tiempo ni a la construcción de aprendizaje ni al desarrollo del proceso.
  6. Refuerza sus logros.
  7. Motívale por sus estudios. Ponle metas alcanzables, para que este motivado y no se desanime.
  8. Ayúdale a organizarse. Estableces horarios de estudio (adaptados a sus características), espacios adecuados y elabora una tabla de organización de tareas.

 

Celia Rodríguez Ruiz

Psicóloga y Pedagoga